Blog

Cómo convertirte en un Instagramer de éxito este verano

¿Quieres ser un gran e influyente Instagramer y demostrar al mundo que eres un insustancial y menos profundo que un charco? Antes queríamos ser astronautas, enfermeras o dependientas del Zara, pero era un deseo envenenado que requería de esfuerzo y trabajo. Hoy ya no es necesario, tan solo necesitas crearte una cuenta en Instagram, la red social del postureo y seguir unas pequeñas reglas para conseguir ser un influencer de cojones, que convenza a mamarrachas como tú de que se compren un fardapollas determinado o unas gafas de sol que probablemente le provoquen un glaucoma. Y todo desde tu casa, sin ningún esfuerzo intelectual, no te vaya a dar una embolia.

Si sigues leyendo encontrarás las claves para triunfar en Instagram. Sí, ya sé que nunca has leído más allá de los tres emoticonos que te postean tus seguidores, los tres que tienes; pero es un esfuerzo mínimo que te llevará a la gloria…

LAS FOTOS CON POCA ROPA

Al comienzo sólo te seguirán tus tres amigas y tu madre. Éste es un momento crucial, es el momento de conseguir cientos de seguidores, que con el tiempo se convertirán en miles. Lo primero que tienes que hacer es bloquear a tu madre. Ella te ha parido y no tiene ninguna necesidad de ver lo guarra que eres.

En segundo lugar prescinde de la mayor parte de la ropa y hazte fotos sugerentes, enseña carne, el veganismo aquí no funciona. Tampoco te pases enseñando no te vayan a bloquear la cuenta y desaparezcas antes de empezar. Saca la guarrilla que llevas por dentro e insinúa. Insinuar es justo lo que haces en cam4. De nada.

ENTRENA TU MIRADA Y ESCRIBE FRASES CHACHIS

Una vez que has demostrado que eres una pilingui en busca de atención y has conseguido que 500 feas te sigan, debes imprimir carácter a tu personaje tía. Para esto es muy importante que demuestres que además de ser una guarra que siempre se olvida las bragas en casa, también eres una persona con inquietudes intelectuales. No temas, no vas a tener que leerte “El Quijote”, ni siquiera la “Pronto”, solo tienes que fingirlo.

Sácate fotos mirando al infinito con si tuvieras 5 dioptrías en cada ojo y escribe una frase cuqui de Paulo Coehlo o Tamara Falcó, demuestra que eres una persona comprometida con el mundo que te rodea, muestra tu preocupación por el cambio climático o la existencia de los pantalones “pirata”. Todo vale tía.

VIAJA

Ya te has ganado la admiración de las pajilleras y de las que aún no habiéndose leído ningún libro creen que es admirable que alguien lo haya hecho, probablemente ya pasas de los 1.500 seguidores. Ahora te toca duplicar esa cifra e incluso triplicarla gracias a esa rara avis que puebla las redes sociales, las envidiosas.

Todo influencer que se precie viaja y se hace fotos en parajes paradisiacos y marcos incomparables. Esto requiere de una fuerte inversión o de mucho ingenio, tú careces de ambas, así que sigue mis consejos, tía. ¿Que no puedes viajar a Ibiza, o escaparte a Amsterdam, o ir a los garitos más punteros de Berlín? No importa. Vete a Azkorri en bus y sácate fotos cuquis, luego etiquétalas en una cala ideal de Menorca y escribe la enésima frase cuqui de Coehlo; o hazte una foto delante de 3 ó 4 bicis roñosas y habla de lo altos que son los holandeses. Da igual donde vayas o lo que hagas, lo importante es donde te etiquetes. Esto es postureo, no periodismo de investigación cariño. Según Facebook yo he estado cuatro veces en La Habana, y no he salido de Otxarkoaga en mi puta vida.

VISTE RARO

Hasta que tu nivel de influencia provoque que te lleguen a casa kilos y kilos de ropa gratis, debes intentar destacar por tus estilismos. Para conseguirlo descarta los básicos. A no ser que seas la Kortajarena dudo que vayas a destacar con una camisetas blanca y un vaquero. Enfatiza tu daltonismo y deja la vergüenza en casa. Estampados imposibles, calcetines con chancletas, ensaladeras en la cabeza y las gafas de sol de tu abuela nonagenaria. Todo es poco para destacar y demostrar al universo que eres la más mamarracha. Nadie podrá creer que sigues en Otxarkoaga vestida así, ya puedes etiquetarte en Coachella o Narnia que todas creerán que estás allí y no cancaneando en Artxanda.

SIGUE LAS TENDENCIAS

Amiga este año no eres nadie sin una foto encaramada a un flamenco rosa en una piscina, de la misma forma que hace tres no eras nadie sin lucir un penekini. Por ello es muy importante saber a qué atenerse en cada momento. Para estar informado de las tendencias debes seguir a todas las mamarrachas influencers que copan el timeline de todo el mundo, copiar sus looks, decir las mismas gilipolleces y luego, y más importante, ponerles a parir. Di que son todas unas perdedoras mendigando atención. Que es lo que sois todas, pero ellas están demasiado ocupadas viajando a Ibiza para responderte.

Amiga, si a estas alturas no tienes miles de seguidores una de dos, o eres más fea que una nevera por detrás o no me has hecho ni puto caso. Te lo digo como amiga, tía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *