Blog

Sevilla

Dice la canción que Sevilla tiene un color especial, pero nosotros añadimos que además de color tiene muchos sabores y un regusto que te queda después de disfrutar de su noche que te va a costar olvidar. Al margen de que Sevilla sea una ciudad llena de rincones donde perderte por la noche y por el día, la capital andaluza en una cuidad abierta y tolerante, con un barrio de La Alameda, la zona gay por excelencia, que tendrás que encontrar si o si y disfrutar de la larga lista de cafés, bares, restaurantes o tiendas frecuentadas por nosotros, así que ponte el clavel en el pelo, sea el de la cabeza o el del pecho y déjate llevar.

sevilla01

Llegar a Sevilla no es ninguna aventura guapos, que tenemos vuelos desde cualquier punto de la piel de toro y el AVE, que nos lleva desde la capital del reino, así que no hay excusa para no aprovechar y hacernos una escapada. Una vez pongamos nuestro móvil con la cámara activada arrancamos el recorrido haciendo paradas en los puntos más interesantes del pasado árabe de la ciudad y lo hacemos por uno de sus iconos que es La Giralda, un monumento único en el mundo. No tiene pérdida, la torre con cuatro bolas de bronce dorado en el remate superior y dónde se agolpan miles de turistas sea la época del año que sea. Si pensáis en subir hasta arriba echarle un par de narices porque la subida tiene tela… eso sí cuando llegas arriba la vista es para que se te quede grabada en la retina, como para olvidarnos de las vistas a casi 100 metros de altura. Al lado nos encontramos con La Catedral, construcción Almohade del siglo XII considerada la más grandiosa en tierra Hispana y de esta época es el Patio de los Naranjos con laterales construidos por siete arcos que conforman la hoy conocida como la Puerta del Perdón. En su exterior no os perdáis la Portada Principal, la del Nacimiento y la del Bautismo.

Si este recorrido que os hemos propuesto lo hacéis en pleno verano mataros por una sombra, que en seguida os saldrán ronchones en la camisa a lo Camacho y se os correrá el maquillaje de la calor que pillareis. Tras una limonada bien fresquita, que da gusto tomar también en esta época del año,  seguiremos tour por la Torre del Oro, parte de la muralla de la ciudad a orillas del Guadalquivir, no tiene ni oro ni nada pero parece que su nombre viene del brillo de sus azulejos con el sol. Pero si hay un punto de interés convertido en Patrimonio de la Humanidad son Los Reales Alcázares, aquí no faltan ni las palmeras ni los árboles que nos den sombra, en su interior cabe destacar la Sala de la Justicia, la Puerta del León y jardines varios como el de Mercurio, el de la Danza o el de Troya. Y para acabar este breve recorrido os invito a que recéis por vuestros pecados en la Iglesia del Salvador, el templo más grande la ciudad. En seguida nos sumergimos en el jaleo sevillano, que es lo que buscáis, que os conozco, pero antes de nada deciros que a todo esto hay que sumar el parque de María Luisa, la Plaza de España, el teatro Lope de Vega, la Cartuja o un paseo por el Guadalquivir sin olvidaros de las ruinas de la Expo del 92, que hay que ver lo que nos gusta una zona en ruinas, y la Feria de Abril y la Semana Santa cuando toquen.

sevilla02

Como el vestido de gitana os hace gordos y el capirote no deja enseñar vuestro jeto, en pleno mes de Noviembre os llevamos de excursión por un tour que os va a dejar sensaciones fuertes en vuestro cuerpo. Lo prometido es deuda y aunque seas oso, musculoca, loca, moderna o una mezcla de todo esto, Sevilla te va a dar respuesta. Es una ciudad llena de bares y discotecas, con mucha gente en la calle con ganas de disfrutar y de disfrutar contigo seas de donde seas, así que toma nota. La principal zona de ambiente gay es La Alameda, una enorme plaza con locales para todos los gustos con un rincón especial dedicado a nosotros. Está al lado de la Casa de las Sirenas, hay 3 bares gays que son punto de encuentro para los sevillanos, así que si queréis carne con label andaluz tomad nota, son el Bosque, el Versalles y el Barón Rampante. Para vosotras chicas también tenéis un garito a tener en cuenta, el Noveccento, en la calle Julio Cesar.

Cuando se vaya el sol y llegue la noche no os va a faltar la marcha en la zona de La Alameda hasta las 2:30 de la madrugada, apuntar en rojo los bares 1987 Bar y el Utopía y para más tarde y ganas de bajar las 200 cañas que seguro os habréis metido en el cuerpo, las discotecas Gold, Jewel o la Sala Obbio. Pero si queréis llegar a vuestros puntos de destino sin parecer unos paletos y que vuestro amigo resabido os pueda decir que no conocéis el mariconeo sevillano, la cita obligada es el Itaca, al lado de la Alameda, hablamos de un local con tres ambientes, donde no falta ni una sala de relax, que me parece que te va a alterar más que relajar y una Dark Room, sin olvidarnos de unos baños con mucho morbo. Otra parada clásica es el Men to Men, bareto para osos pero nada sórdido, con cabinas y fiestas temáticas. Pero si te has quedado con ganas de tocar más pechos peludos a ritmo de sevillanas no te pierdas El Hombre y el Oso, en la calle Amor de Dios, un garito pequeño pero muy acogedor donde si no tienes más pelos que una pava enferma no eres nadie, aunque si no eres oso también puedes ir de cacería. Además apunta que cada mes de octubre se celebra la concentración osuna más importante de Sevilla, el Guadalkibear. No te olvides de morirte de la risa con las travesti-drag queen del Isbilya y un golpe de vapor en la sauna Termas Hispalis de la calle Céfiro, sin descuidar ese punto que tienes de Indiana Jones convirtiéndote en el rey del cruising en la zona del recinto ferial o en Los Gordales. Como Sevilla da para mucho pilla al bono del AVE como si fueses Raquel Bollo y sácale chispas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *