Blog

No más ‘ni-ni’

Ahora que parece que la economía se reactiva, y vosotras sois tan pasivas, lo mismo es el momento de que os busquéis un trabajo, monas, que sois más vagas que el endocrino de Falete. Dejad de vivir del cuento y buscaos la vida. Ahí afuera, más allá de las ayudas sociales y el subsidio de desempleo, hay formas de ganarse la vida, amigas, y no me refiero a hacer chapas.
Después de tantos años tocándoos los huevos es probable que ahora estéis más perdidas que Paquirrín en un biblioteca; pero aquí estoy yo, amigas, que soy una oenegé con el cuerpo de un Dios griego, para mostraros las múltiples posibilidades que el mundo laboral puede tener para vosotras.
Sí, tías, el mundo laboral, puede ser vuestro nuevo after y lo sabéis.

estilista

Peluquera (Estilista)
Nenas, si sois de las que os pasáis el día delante del espejo o criticando el aspecto ajeno, la peluquería es lo vuestro, amigas, claro que probablemente seáis tan pretenciosas que os parezca una profesión que no está a vuestra altura. Tranquilas, decid que sois estilistas, suena más elitista, aunque vais a lavar las mismas cabezas y barrer las mismas greñas. El eufemismo es a la profesión lo mismo que el lubricante para el sexo anal.

Azafata de vuelo
Si bordáis las coreografiás de Loco Mía, si sois tan promiscuas que vuestra ciudad se os queda pequeña, si bordáis la sonrisa falsa y sois capaces de empujar un carrito con el culo en pompa, vuestro futuro está en el aire; como ahora, pero con nómina, amigas.
Tendréis la oportunidad de viajar, conocer gente y repartir felicidad en forma de sandwiches de atún resecos. Vamos, lo mismo que cuando vais de disco en disco y termináis pillando con alguna mariquita desprevenida; pero uniformadas.
Cada vuelo puede ser como una actualización inédita del Grindr, tías.

azafato

Dependienta del Zara
Para ser dependientas del Zara es imprescindible que tengáis una altísima autoestima y una cosmogonía umbilical, vamos que creáis que el universo gira alrededor de vuestro puto ombligo. Además de la egolatría, es imprescindible que seáis antipáticas y capaces de mirar con hastío y hasta con desdén a todo aquel que ose acercarse a vuestras majestades para pediros una talla.
Abstenerse mariquitas simpáticas, humildes y buenrrollistas. Esto es Inditex maricones, no una puta oenegé.
Si vuestra pluma está al mismo nivel que vuestra mala hostia, triunfaréis, porque una cosa es vender un trapo, y otra muy diferente completar un outfit ideal con un must tan trendy, tías.

Bombero
Amiga musculoca de pelo en pecho, si tú, la que dices que pasa de plumas en el grindr, aprovecha tu licenciatura en disimulo y apuesta por una profesión eminentemente masculina que te permita rodearte de chulazos de calendario, de esos que sudan testosterona y huelen a Varón Dandy. Seguirás sin follar; pero la ilusión del polvo inminente te permitirá sobrevivir.
Triunfarás, porque nadie como tú sabe manejar tu manguera… Solo tú, pasivaza.

bombero

Presentador de Telecirco
Confesadlo, sois una putas cotillas, os gusta hablar de las vidas ajenas más que el Popper y os da igual ocho que ochenta… No lo dudéis, amigas, mandad vuestro currículum a Telecirco.
Telecirco es el “YMCA” catódico amigas. Basta con que seáis mariquitas y deslenguadas para que os acojan como colaboradoras, presentadoras o técnicas de sonido. Cuanto más bocachanclas, arrabaleras e incultas, más probabilidades de triunfar en prime time; pero si sois sosas de cojones no os preocupéis amigas, siempre os queda ser comentaristas deportivas, como la Carbonero. Os vais a aburrir lo mismito que Cristiano Ronaldo en un simposio sobre la belleza interior; pero os vais a hartar de ver chulazos maricones.

Ya veis amigas las múltiples posibilidades que existen para evitar que sigáis tocándoos los cojones. Ya no tenéis excusa. Recuperad ese currículum que tenéis escrito en papiro y pasadlo a Word, adjuntad una foto tamaño carnet con 10 filtros del Instagram y adjuntadlo a un mail. Después de agregar un montón de direcciones, dadle a enviar. El no ya lo tenéis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *