Blog

Lisboa

Conscientes de que este verano los bolsillos tiemblan de miedo, en BLUE hemos pensado que no te vendría nada mal un destino relativamente cercano y asequible. Si en junio te propusimos una semanita en Ibiza, en esta ocasión te recomendamos que viajes hasta la capital lusa, una ciudad asentada sobre los restos de un antiguo campo volcánico que fascina a todo tipo de público… Y sí, es una de las capitales europeas con más marcha y tolerancia LGTB.. ¿Qué más se puede pedir?

Dicen que en verano se escucha más euskera por las calles de Lisboa que por las de Bilbao. Y no nos extraña, porque es uno de los viajes más recurrentes en los (jodidos) tiempos que corren, ya sea por la belleza de la ciudad como por lo moderado de sus precios. Dando por hecho que nos harás caso, te recomendamos que vayas en coche, por varias razones: allí podrás moverte con más libertad y visitar la costa de Portugal, que no tiene desperdicio. También puedes apostar por la web Bla Bla Car, un portal de ‘viajeros’ que buscan compañeros de coche y ruta a precios más que razonables.

En cuanto a dónde alojarte, las posibilidades son muchas; si te apetecen hosteles exclusivamente LGTB, puedes ir a Pouso dos Anjos o a My Raimbow rooms. No está nada mal tampoco el Barrio Alto Hotel, aunque tienes infinidad de ofertas parecidas a través de internet.

Una vez allí, te sorprenderá lo ‘compacta’ que es la ciudad. En poco espacio alberga innumerables rincones para ver y disfrutar. La corta distancia entre lugares emblemáticos hará tu periplo mucho más dinámico, así que divide tu mapa en cinco para obtener las zonas principales de Lisboa y alrededores: Baixa-Chiado, Alfama, Belém, Parque Das Naçoes y Bairro Alto. Si tuvieras tiempo, apúntate también la visita obligada a Costa da Caparica, Cascais o Sintra, sin duda.

Es nuestro deber avisarte de que la mayoría de las calles de Lisboa son muy empinadas, así que prepárate para hacer deporte mientras ‘turisteas’. Antes de abordar la noche, disfruta en Alfama del Castillo de Sao Jorge, la Catedral da Sé y el Panteón Nacional de Santa Engracia. Allí, los sábados y los martes disfrutarás de un popular mercadillo, la Feira de Ladra. En Belém podrás admirar el Monasterio de los Jerónimos (uno de los edificios más llamativos de Portugal), la Torre de Belém (Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO) o el Padrao Dos Descobrimientos. También te gustarán el Jardín Zoológico de Lisboa y el Oceanario, con más de 8.000 especies marinas, en la zona del Parque de las Naciones.

Torre de Belem

Más ventajas: el clima en Lisboa es cálido durante la mayor parte del año y es legal beber en la calle. Y para esa práctica que tanto nos gusta a los bilbaínos, te recomendamos el Bairro Alto. Escucharás fados, degustarás delicias portuguesas y te podrás ir de juerga hasta altas horas. Es el barrio más vivo de Lisboa desde que cae el sol, y el centro de la vida nocturna. Con la estructura de un laberinto de estrechas calles pavimentadas en piedra, se alza en una de las colinas de la ciudad (por eso lo de alto) y sobrevivió al terremoto de 1775 que destruyó gran parte de la capital. Frecuentada en su día por marineros, prostitutas, periodistas y escritores, hoy es lugar de visita obligada por todo tipo de turistas y lugareños, también de gays y lesbianas. No en vano en este barrio se encuentran la mayoría de bares, clubs y saunas del ‘ambiente’, incluyendo ‘Trombeta Bath’, la más grande de Lisboa. Antes de la sauna querrás tomarte unas copitas, así que visita sin duda Fragin (en Bairro Alto), el Kremlin (exclusivamente gay) y la discoteca LUX (en Santa Apolonia, para todos los públicos, pero muy mixta).  Durante el día, tienes varios ‘cafés’ gay-friendly como el Les Mauvais Garçons o el Mar Adentro.

Fuera de esta zona, también hay vida nocturna gay-friendly en Lisboa: vete a la zona de Bica (cerquita de Bairro Alto) o Casi do Sodré (junto al río Tajo), los puntos calientes de la capital. No son abiertamente LGTB, pero la comunidad acude en masa a disfrutar de una mezcla de bares y discotecas. En Bica tienes bares para aburrirte y en Casi do Sodre descubrirás clubs nocturnos con un toque de decadencia que acaba gustando. Cerca de Caparica, algo más lejos, destaca también Mister Gay, un club gay al otro lado del Tajo. Y si te diriges a Príncipe Real, la zona más cara de Lisboa, te darás cuenta de también es muy gay-friendly, sobre todo para los osos.

Y como no queremos que se nos acuse de incitarte a la juerga, ahí van nuestros últimos consejos de cara a tu estancia en la bella Lisboa: tráenos unos ricos pasteles de Belém, se fabrican desde el siglo XIX y se consumen cerca de 20.000 al día; y visita Mude, un interesante museo del diseño y la moda, en el que disfrutarás de piezas de Yves Saint Laurent o Jean Paul Gaultier… Para que luego no digas que no cuidamos de tu crecimiento cultural…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *