Blog

La Marica Mala

En esta imparable carrera hacia el Pulitzer hoy me toca hablaros de un tema crucial para todas aquellas que vivimos en la acera de enfrente, la ubicua, maléfica y peligrosa marica mala. Cuando uno sale del armario se encuentra tres o cuatro cosas, a saber, un buen polvo, una travelo graciosa y una marica mala. Las dos primeras son perfectamente identificables, la última no. He ahí su peligrosidad.

marica01

La marica mala común es un ser ladino y cruel, disfruta con tu sufrimiento y hará todo lo posible para joderte la existencia. Dar con ella no es fácil, se camufla entre nosotras, pasa desapercibida e incluso es muy probable que cuando la conozcas te caiga bien. Craso error, querida amiga, tarde o temprano te la va a meter, y no por el culo precisamente. Por lo general carece de vida propia, vive su vida a través de los demás, como una mariliendre, pero con pene, y cree ser dueña absoluta de la razón, vamos, como un tertuliano, pero sin cobrar.

Queridas amigas, toda la maldad que caracteriza a la marica mala proviene del mismo árbol, la envidia, que es muy mala y se escribe con “v”. Esto último lo escribo para aquellas que no tengáis la ESO. Y ¿qué es la envidia? La envidia es ese sentimiento o estado mental en el cual uno sufre por no poseer uno mismo lo que el otro tiene, lo que daña la posibilidad de disfrutar de lo que se tiene.

Voy a intentar explicaros gráficamente lo que es la envidia. Participas en una orgía y ves un pollón descomunal colgando de la pelvis de un chulazo. Una persona normal teorizaría sobre las múltiples posibilidades de gozo que ese pedazo de apéndice del amor podría proporcionarle. Una marica mala teorizaría sobre la posibilidad de un transplante. Paradójicamente en una reunión de premios nobel la marica mala no ansía un trasplante de cerebro, por que son malas, no listas. Si fueran las dos cosas al mismo tiempo serían políticos, como todo el mundo sabe.

La marica mala es ubicua, y a lo largo de los siglos ha desarrollado la capacidad de bilocarse, es decir, estar en dos sitios al mismo tiempo. Vosotras no lo sabéis, pero probablemente ahora mismo estáis sentadas plácidamente junto a una marica mala que os va a arruinar la vida próximamente. Desconfiad hasta de vuestra sombra. No es un consejo, es una advertencia tías.

Yo, que como ya sabéis soy una oenegé con el cuerpo de un Dios griego, voy a tratar de daros las claves que os ayuden en la identificación de esa marica mala que está a vuestro lado y desconocéis. No me lo agradezcáis, hacedme una transferencia. Realizar una tipología de la marica mala es tan complicado como practicar el sexo tántrico con un chulazo, por mucho que lo intentes vas a terminar corriéndote a chorros. Así que voy a hacer como Jack el Destripador, ir por partes. Voy a intentar clasificar las diferentes maricas malas que pueblan nuestro mundo, porque más allá del popper, el lubricante y la purpurina existe un mundo lleno de peligros que nos acechan y cuando menos te lo esperas van y te dan por el culo. Literal.

La que malmete

Este tipo de marica mala disfruta creando conflictos que luego mira desde la barrera. Su capacidad de manipulación es infinita y si la dejan es capaz de convertir una placida relación en la segunda guerra mundial. Dependiendo de su talento es muy probable que sus víctimas nunca sean conscientes de la existencia de su verdugo.

El objetivo natural de la que malmete son las relaciones. Intenta acabar por igual con amistades y parejas. Envidia la capacidad de empatía de las personas. No soporta que la gente sea feliz por su incapacidad de serlo.

La que malmete es una sociópata de libro que planifica su estrategia ad nauseam y la implementa con brillantez. Si toda la energía que usa en ser mala la usara en algo productivo el iPhone tendría el grosor de un folio y el Grindr sería capaz de decirte cuanto le mide al chulo por el tamaño de su nariz.

marica02

La chismosa

Carece de vida propia; pero al contrario que la marica mala anterior también de inteligencia. Su maldad no tiene un objetivo concreto, hace el mal por el simple placer de hacerlo. No tiene boca, tiene un grifo abierto, la hijaputa. Llena el silencio con el único objetivo de obtener atención. Pero su discurso está tan vacío que la atención pronto decae, lo que provoca una espiral de exageraciones que devienen en mentiras, y cuando menos te lo esperas te llamas Sue Ellen, eres alcohólica y vives dentro de un jodido culebrón.

Si toda la energía que utiliza en fabricar rumores lo usara en algo productivo es probable que se convirtiera en el siguiente premio nobel de literatura, o en guionista de “Salvame”, que está mejor pagado.

La de Tolosa

La de Tolosa, Tolosabe, tolodice, es la mariresabidilla de toda la vida, esa que le discute la primera ley de Newton a Newton y el principio de Arquímedes al propio Arquímedes dentro de una bañera. Hubo un tiempo que con la wikipedia y la proliferación de los smartphone creímos que se había extinguido; pero a una marica mala de Tolosa no le paran ni los 24 tomos de la Espasa Calpe.

No importa el tema, ella te iluminará con su sabiduría. No tiene ni puta idea de física cuántica, pero en “cuántico” pueda te ilustrará sobre las andanzas de tu marido con un chapero georgiano o las fluctuaciones del Ibex35. Es esa que comienza sus frases con un “me han dicho” o “se rumorea”, lo que viene a ser una colaboradora del “Sálvame” sin mechas, ni sueldo.

Nunca afirma, sólo insinúa. Tira la piedra y esconde la mano. Vamos la “hijadelagraputa” de toda la vida; pero con una vasta cultura a sus espaldas. Si toda la energía que emplea en ilustrarnos lo usara en ilustrarse seguramente los viajes en el tiempo serían una realidad.

Queridas amigas, espero que este pequeño recorrido por el lado tenebroso del ambiente os haya abierto los ojos, los de la cara, y ahora seáis más cautas a la hora de relacionaros y quedar por el Grindr, que sois muy golfas, y empezáis quedando con txulazopollon25 y termináis en un juzgado de guardia, sin amigas y el porvenir más oscuro que las axilas de la Pantoja.

Y si una de vosotras es una de esas maricas malas que describo, hacedme un favor, follad mas y mejor, preocuparos de que los zapatos os combinen con el bolso y vivid vuestra vida, que la nuestra ya la vivimos nosotras, monas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *