Blog

Ibiza

Poco más de cuarenta kilómetros de carretera secundaria separan el norte y el sur de la isla mágica. Las dos caras de un destino que lo ofrece todo, fiesta y relax a partes iguales. En el número que da la bienvenida al verano no podíamos pasar por alto la isla pitiusa, sus impresionantes calas y unas discotecas XXL que la han hecho famosa en todo el mundo. BLUE te lleva de la mano al paraíso, ¡no te resistas!

Por mucho que te hayan contado, Ibiza es simplemente lo que tú quieres que sea. ¿Que quieres ir de relax? Genial. ¿Que te apetece fiestón? Pues también. Incluso puedes hacer un mix de ambos planes y probar un poco de todo. Eso sí, el lugar donde te alojes te condicionará muchísimo: la juerga se concentra al sur de la isla, muy cerca de la capital; las mejores calas y la tranquilidad la encontrarás al norte, a unos 40 kilómetros de los templos del house. Tampoco es mala idea recalar en el municipio de Santa Eulalia, a once kilómetros del aeropuerto, pero ni se te ocurra caer en los “chollos” de San Antonio. Detrás de los atractivos precios se esconde un mini-pueblo tomado por guiris que no vienen ni a descansar ni a divertirse como Dios manda. Nuestro consejo: ¡Huye de ellos!

Vamos a empezar por la fiesta ibicenca: A finales de mayo, las mayoría de las discotecas calentaban motores y daban por inaugurada la temporada 2013. Por si no lo sabes, de lunes a domingo las citas se repiten en cada una de las discos: Pachá, Amnesia, Privilege, Space y Ushuaïa son las más conocidas. Pero la noche empieza siempre en el casco antiguo y en el puerto de Eivissa, cerquita de la muralla, con unas copas en Dôme, El 22, 1 y Dos… Hay una infinidad de lugares en los que cenar e ir calentando, pero te recomendamos que te acerques a la calle central de la parte antigua. Por allí, a partir de la medianoche, verás desfilar a los protagonistas de las fiestas de ese día. Gladiadores, policías, vedettes, soldados… Cada discoteca escoge una temática y sus protagonistas (bailarines, go-gos…) promocionan medio desnudos el evento. Si andas listo/a, conseguirás una de las codiciadas pulseritas que te permitirán entrar by-the-face en la fiesta. Otra opción es adquirir tu entrada en los bares del puerto, donde te puedes ahorrar un pastón. Sin descuentos, cruzar el umbral de Pachá te costará unos 60 euros (75 si el invitado estrella es David Guetta), y el resto de discotecas se mueve entre los 30 y los 50 euros. Las ‘reinas’ de la semana son La Troya, Matinée, Supermartxé, Café Olé, Fuck me I´m famous o Cocoon, aunque en 2013 habrá novedades muy jugosas en las pistas de baile. Entre otros muchos, volarán hasta Ibiza DJs internacionales como Guetta, Armin van Buuren , Axwell, Sebastian Ingrosso, Alesso o Groove Armada. Al cierre de esta edición, todavía quedaban muchísimos invitados por confirmar…

Y, sí, es cierto: el cubata cuesta entre 15 y 18 euros en todas y cada una de las discotecas de Ibiza. Además, olvídate de hacer parkineo, porque una vez que entres, ya no sales. Las discos cierran sobre las 6 de la mañana, una hora perfecta para que descanses y ataques la playita desde primera hora de la jornada siguiente…

Si quieres irte de fiesta, pero las discotecas no son lo tuyo, te recomendemos que te quedes por Ibiza ciudad, aunque encontrarás mucho guiri y poca fiesta de ‘ambiente’. El único lugar que te podemos recomendar es Ánfora, un templo para el público LGTB, con actuaciones en directo, dos plantas y cuarto oscuro. Es petardo, el público que acude es algo mayor y la entrada cuesta unos doce euros.

Playa, disco y…

En el poco hueco que te dejen las playas y la fiesta, hay cosas no puedes dejar de hacer: El mercadillo hippy es una de ellas. Hay muchos a lo largo de la semana, pero tienes que ir al de Las Dalias (los sábados por el día y los lunes por la noche) o al Hippy Market de Es Canar (los miércoles). El primero es impresionante: está compuesto por cuidados puestitos de jóvenes talentos de la isla. Hay actuaciones musicales, un atractivo chiringuito y multitud de actividades. El segundo es el de toda la vida, con artículos traídos de medio mundo, aunque con una estética menos cuidada. En la parte antigua de Eivissa, cerquita de su preciosa muralla, también encontrarás tiendas muy “chic” y las típicas con souvenirs, camisetas de Pachá y los discos que se editan exclusivamente en la isla. Eso sí, no compres con los ojos, los precios te pueden jugar una mala pasada…
Algo más asequible es irte a la Bahía de San Antonio a ver una preciosa puesta de sol. Antiguamente, los lugares de moda eran Café del Mar y Kumharas. Hoy en día también, aunque el segundo ha estado cerrado durante unos cuantos años y su clientela se ha dispersado por otros pequeños chiringuitos de la zona.
De la visita al Chiringay te hablamos en la guía de playas, así que te recomendamos que reserves la tarde del domingo para la fiesta de los tambores (en Benirrás) y que guardes algún otro día para visitar Formentera. Es otro paraíso balear que bien merece una semana de vacaciones, pero nunca está de más pasar unas horitas y disfrutar de su paisaje. Consejo: Píllate una moto, verás la isla antes de la hora de comer.

Para acabar, el plan de moda en Ibiza: pillar un catamarán para montar una fiesta de alto copete. Es un plan caro, pero cuantos más seáis menos pagaréis. Muchos os los ofrecerán en la zona de Playa n Bossa, cerquita de Space.
Hasta aquí nuestra pequeña aportación a tu escapada a Ibiza, una isla que te dejará exhausto y que mermará tu cuenta corriente, pero a la que volverás a ir. Vete, y comprobarás que la magia de la que te hablamos sí que existe…

LAS 10 MEJORES CALAS DE IBIZA,
by BLUE

En BLUE nos hemos tomado la libertad de peinar la isla pitiusa para recomendarte las mejores calas y playas de Ibiza. Y es que, si sólo tienes una semanita, mejor no acabar en una playa llena de pedalos y familias gritonas, ¿no? Pues eso…

• ES CAVALLET y su CHIRINGAY
Ya estábamos tardando en llevarte a Es Cavallet. Dentro del parque natural de Ses Salines, ofrece un auténtico paraíso salvaje y el famoso Chiringay. Allí podrás comer, bailar, ligar… ¡y hacer cruising! Justo detrás del chiringuito, encontrarás un gigantesco laberinto y decenas de maromos “dando un paseo”. Advertencia: el Chiringay engancha…

• ES PLATGES DE COMTE
Es nuestro rincón favorito, pero no el que te encuentras cuando dejas el coche en el gigantesco parking de tierra, sino los que descubrirás caminando (un poquito) por la costa. Aguas cristalinas (ideales para hacer snorkel), intimidad y mucha piedra lisa para poner el pareo (la toalla se ve menos que aquí). Desde aquí verás además una puesta de sol que no podrás olvidar. Encontrarás Cala Compte en Sant Josep.

• CALA VADELLA
Otro ‘txokito’ paradisíaco de la isla. Para llegar a la cala hay que bajar una colija de pinares, pero merece la pena. Ideal para practicar el submarinismo y para comer pescadito a pie de playa. Si puedes, quédate a ver la puesta de sol.

• CALA XARRACA
Te llevamos ahora al norte, cerquita de Portinatx, la parte con mayor vegetación de Ibiza. Cala Xarraca es la favorita para mucha gente, por la tranquilidad que ofrece. También podrás darte unos baños de barro y practicar el buceo con snorkel. Atento a la carretera, es tan pequeñita que es fácil que no veas el cartel que la anuncia.

• SA CALETA
Volvemos al sur, y esta vez te proponemos una playa algo más “familiar” y, por consiguiente, un poco más ruidosa. Aún así, creemos que el rojizo paisaje que ofrece merece mucho la pena. Se trata de una cala artificial, que fue cubierta por arena hace ya muchos años.

• AGUAS BLANCAS
En Santa Eulalia, Aguas Blancas es una de las playitas con más asistentes nudistas. En realidad son pequeñas playas conectadas entre sí y dicen que allí podrás disfrutar de uno de los mejores amaneceres de la isla. ¡Cuidado! Es playa, no cala, y para llegar hay que andar por un sendero que puede dar problemas a personas con movilidad reducida.

• CALA SALADA & SALADETA
Dicen los asiduos que Cala Salada es uno de los lugares más bellos de Eivissa. Ofrece la típica estampa de aguas turquesas y ambiente tranquilo, acompañada de una arena de color oro y un fondo marino de ensueño. Cerquita, tras andar por un sendero facilón, está cala Saladeta. Con unas vistas impresionantes (se ve Illa Conillera, el mayor islote de Eivissa), la leyenda cuenta que las brujas de San Antonio recopilaban hierbas y esencias en ese paraje.  Antiguamente, figuraron en la lista de las mejores playas de Europa.

• CALA JONDAL
Vamos ahora a por una playa rodeada de lujo y grandes mansiones. De aguas cristalinas, es un arenal animado, con sus chiringuitos y restaurantes, abiertos día y noche. Aunque acudas en barco, el camarero te llevará tu bebida en una lancha motora…

• BENIRRÁS
Llegar en coche es casi una odisea, pero cuando parece que llegas al fin del mundo, ahí está Benirrás. Rodeada de verdes montañas y salpicada de casas de ensueño, es perfecta para pasar un día tranquilo y comer en uno de sus tres (caros) restaurantes. Muy visitada también para las puestas de sol… Y para la cada vez más masiva fiesta de los tambores (todos los domingos por la tarde).

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *