Blog

Hollywood fuera del armario

La salida del armario de la actriz Ellen Page y las palabras de Matt Damon que ya comentamos en nuestra sección de la Goitibehera de mes pasado en la revista impresa, han vuelto a sacar a la palestra la manera en la que se comporta Hollywood con los actores y actrices que deciden dar un paso al frente y admitir su homosexualidad. A pesar de que la industria del cine norteamericana va de liberal nada más lejos de la realidad, admitir la homosexualidad ha supuesto en muchos casos más de un quebradero de cabeza para las estrellas. Actores del siglo XXI, que nada tienen que ver con el infierno al que se tuvieron que enfrentar antecesores como Rock Hudson, han tenido que pasar por un auténtico calvario, ya que la industria del séptimo arte sigue suponiendo a día de hoy un riesgo para muchos actores a los que la exposición de su vida privada les puede suponer un handicap en su vida profesional.

claqueta

Los valientes hasta ahora han sido Jodie Foster, Zachary Quinto, Neil Patrick Harris, Jim Parsons, Wentworth Miller, Matt Bomer o Luke Evans, miembros de una lista no demasiado extensa en la que actores y actrices han hablado abiertamente de su homosexualidad y su lesbianismo. Antes de ellos lo hicieron Ian Mckellen y Geroge Takei, entre otros, así como Richard Chamberlain, quién dejó constancia de ello en unas memorias del año 2003, decisión que dejó sin cura al que confesarse a miles de mujeres en todo el mundo que vieron en su personaje de “El Pájaro Espino” al sacerdote que todas querían ver tras su confesionario. Ya en su momento y tras dar el paso, Chamberlain dejó claro que su decisión no era demasiado recomendable para un actor que tuviese aspiraciones de papeles protagonistas en Hollywood asegurando que había una gran cantidad de homofobia en la industria del séptimo arte.

Similar discurso fue el de Ruper Everett, quien a diferencia de Chamberlain, dijo que era gay cuando su carrera estaba despegando en los años 90, y vio como las ofertas para hacer papeles protagonista desaparecían. De hecho hace muchos años que no vemos a Everett en una película, y él mismo llega a hablar de sabotaje. Dicen algunos que el caso de Luke Evans es un claro ejemplo de que algo está cambiando en Hollywood, tras su salida del armario, Evans sigue recibiendo papeles que incluso le colocan como macho alfa en la gran pantalla, desde su participación en El Hobbit a Drácula y en breve se le verá combatiendo a criminales de guerra en SAS: Red Notice.

Quizá la salida del armario más sonada en el mundo del cine fue la de Jodie Foster que en el discurso de la ceremonia de los premios Globos de Oro de 2013 lanzó a los cuatro vientos que era lesbiana y lo hizo de una forma fresca, divertida y sin darle mucha importancia pero sin que faltara una crítica a la sociedad norteamericana.

Un salida llamativa fue la de Ellen DeGeneres que salió del armario a  la vez que su personaje de la serie “Ellen” y lo hizo en la revista TIME y a Oprah Winfrey que hacía de su terapeuta en la serie, ahora Ellen tiene su propio show en la televisión y es asidua de las alfombras rojas con su pareja.

Pero una de las salidas que más llamó la atención, porque nadie se lo esperaba, fue la de Wentworth Miller, uno los protagonistas de la serie “Prision Break”. Wentworth fue invitado al Festival de Cine de San Petersburgo y se negó a acudir por celebrarse en un país donde se le niega a las personas del mismo sexo el derecho a vivir y a amar abiertamente como lo hacía él.

Por su parte el actor Zaachary Quinto, de la serie “Héroes” decidió dar el paso tras el suicidio de Jamey Rodemeyer, presa del acoso y del desprecio que sufría por parte de sus compañeros al ser homosexual.

En el caso de Troye Sivan éste optó por internet para hacerlo subiendo un video a través de su canal de youtube, como era de esperar en pocas horas alcanzó los dos millones de visitas.

foco

Pero en este ranking de salidas una de las salidas más sonadas hasta el momento ha sido la de Matt Bomer, que después de que le ofrecieran el papel protagonista en “50 Sombras de Grey” aprovechó la entrega de unos premios para agradecer el papel a su pareja de toda su carrera cinematográfica, posteriormente ambos han participado en charlas LGTB  con la intención de impedir la discriminación de personas por su orientación sexual.

En el caso de mujeres no nos queremos olvidar del caso de Cynthia Nixon, la más conocida como Miranda en la serie “Sexo en Nueva York”, que admitió su homosexualidad después de mantener una relación con un hombre durante 15 años. En el New York Time, Cynthia aseguró que la homosexualidad en su caso formaba parte de una elección, además la actriz grabó un video en el que pedía un castigo a los senadores que votaron en contra del matrimonio gay en el estado de Nueva York. La iniciativa partió de Fight Back NY, una organización que recauda dinero para derrotar a los políticos homófobos y así conseguir aprobar la ley.

Lo cierto es que durante décadas los estudios han hecho todo lo posible para evitar que trascendieran las inclinaciones sexuales de galanes y divas ante el temor de que sus relaciones más o menos furtivas acabasen con la imagen de seductores de la que se valían para vender películas. Durante años fueron abundantes los rumores sobre la sexualidad de grandes de la pantalla como Hudson, Montgomery Clift o Anthony Perkins, la bisexualidad de Cary Grant y Katharine Hepburn, quienes triunfaron en una época en la que por ejemplo la sodomía estaba penada y en la que mostrar atracción por personas del mismo sexo estaba considerado como una enfermedad mental. Gracias a los pasos dados por estrellas de nuestros días, la aceptación social está más cerca para todos, aunque sin llegar a la libertad total de muchos de ellos deseosos de salir del armario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *