Blog

Dublín

Que Irlanda se haya convertido en el primer país en el que se aprueba el matrimonio homosexual a través de referéndum, nos lleva a pensar que se trata de un país en el que las cosas han cambiado mucho en los últimos años y en el que ser gay debe de ser una auténtica gozada. Pues no señores, a pesar de que la escena gay de la ciudad ha experimentado un crecimiento sin precedentes en los últimos años, la homosexualidad parece no estar del todo aceptada en un país sumamente católico y en el que ser gay estuvo penado hasta 1993. En seguida os llevamos de picos pardos por los locales gays de la ciudad, pero tened en cuenta que los maromos que os llevéis a la cama es muy fácil que estén en el armario, así que olvidaros de llevarlo a casa de vuestros padres a comer.

dublin

Antes de ese recorrido trepidante, os enseñamos la parte más turística de Dublín, una ciudad que no es demasiado monumental por lo que hemos pensado que el tour debiera arrancar en la antigua fábrica de cervezas Guiness. Se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de la ciudad, y es que la cerveza se trata de la bebida nacional de Irlanda. No te creas que se trata de una visita rápida, hablamos de siete plantas de exposición coronadas por el Gravity Bar, uno de los mejores lugares para ver la ciudad desde las alturas. Tampoco nos podremos perder el Trinity College, toda una institución de la ciudad y embrión de la actual universidad, arquitectónicamente es una maravilla. De ahí debemos coger rumbo por la Grafton Street, una de las calles comerciales más importantes de la ciudad, donde comprar cualquier “chuche” que nos guste, allí nos encontraremos con decenas de tiendas y con la estatua de Moly Mallone, otro de los emblemas de la ciudad a la que no le falta ni su canción, de hecho se trata del himno oficioso de Irlanda.

Y si hablamos de cerveza debemos de hablar de los típicos pubs irlandeses, en la ciudad hay cientos de establecimientos de estas características pero si nos acercamos a Temple Bar encontraremos lo que buscamos, pubs, música y diversión. El local que comparte nombre con el barrio, el Temple Bar es el más antiguo de la ciudad, visita obligada en Dublín. Y si Grafton es la calle de las tiendas, O’ Connell es el auténtico corazón de la ciudad, situada en la orilla norte del río Liffey, su recorrido son poco más de 500 metros. Al margen de estas visitas obligadas, Dublín nos ofrece otros puntos de interés como la antigua cárcel de Kilmainham, el Castillo de Dublín, situado en el centro de la ciudad, la antigua destilería Jameson, donde nos enseñarán cómo se elabora el whisky, y el Croke Park junto con el museo de fútbol gaélico. Además desde Dublín podremos realizar excursiones a pueblos, ciudades y paisajes que merecen una visita.  No debemos perdernos el pueblo pesquero de Dart, otros con encanto como Howth o Malahide, al norte o Sandycove o Dalkey al sur. Un poco más lejos podremos disfrutar de los acantilados de Moher o la Calzada de los gigantes.

dublin

Tras el tour de los autobuses descapotados, vamos con el recorrido de los farolillos, las banderas arco iris y los cuartos oscuros. En Dublín se pueden encontrar varios locales gays en el centro de la ciudad, en calles como Capel Street, George Street o Parlament Street. El Front Lounge es sin duda uno de los bares más interesantes de la ciudad con ambiente luminoso, moderno y clientela versatil, es una muestra de la actitud abierta de la que se ha apoderado la ciudad. The George es el lugar gay de Dublín por excelencia, tiene dos plantas y la música de calidad y las fiestas de los 70/80 son sus señas de identidad. No debemos pasar por alto The Dragon, son famosas sus cervezas y cócteles y sus fiestas temáticas y el Pantibar, anteriormente conocido como Gubu, uno de los locales de moda de la ciudad. El Kiss es un sitio para lesbianas y sus amigos hombres y el Lounge es uno de los locales para mujeres más famosos de todo Irlanda. Pero si lo que buscáis son lugares donde pasar calor y relajaros al son del magreo de un maromo, las saunas de Dublín son The Dock Sauna y The Boilerhouse, en la que tendrás todo lo necesario para zorrear a tus anchas con mazmorras, laberintos, selvas, cámaras acolchadas o cabinas de espejos.

En cuanto al alojamiento, Panti Pads, en el PantiBar, ofrece habitaciones, mientras que la sauna Dock Sauna también tiene su propio B&B en The Liffey Guest House, además si eres mitómano de U2, The Clarence es el hotel de Bono y The Edge. El principal evento para la comunidad gay se celebra en el mes de junio, durante la semana del orgullo gay, cuando toda la ciudad se tiñe de banderas del arco iris, sin olvidarnos del festival de teatro gay que se celebra el mes de mayo. Pero si tienes que elegir una fecha para visitar Dublín e Irlanda en general es el día de San Patricio. En Dublín los preparativos para ese día son la excusa perfecta para cuatro días de festival en el que encontrarás desde salsa hasta céilís, la danza tradicional. Se celebra entre los días 12 y 17 de marzo y es la excusa apropiada para meterte litros y litros de cerveza al cuerpo y los exóticos pelirrojos que puedas en la cama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *