Blog

Bizkaia enamora – Gernika

Está claro que en Bizkaia podemos encontrar de todo (bueno, sol de vez en cuando): playas para poder disfrutar de un día apacible o donde practicar deportes como el surf, y montañas y picos para todos los niveles; costa e interior; tradición y modernidad; buena gastronomía, fiesta y diversión o los museos donde recalan las principales obras de arte mundiales.

En esta ocasión nos adentramos a un pueblo del interior, más concretamente a la noble y leal villa de Gernika, un lugar donde desgraciadamente, la historia fue escrita con sangre en sus paredes.

El árbol de Gernika

Uno de los símbolos más importantes que encontrarás en Gernika es su famoso árbol. Se trata de un roble situado junto a la Casa de Juntas, sede de las Juntas Generales de Bizkaia, su máximo órgano institucional y declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento. Este árbol simboliza las libertades tradicionales de Bizkaia y sus habitantes, y por extensión las de todos los vascos.
Ya en el siglo XIV se realizaban reuniones bajo este famoso árbol, punto de encuentro de todos los territorios de Euskal Herria aunados en una misma tradición cultural y etnográfica y traspasando todo tipo de fronteras políticas.
El árbol original (conocido como “Árbol Padre”) se estima que nació en 1334 y vivió hasta 1881 (bajo él juraron los “Fueros”, es decir, respetar las libertades vizcaínas, Fernando II e Isabel La Católica). Tras él se plantó el “Árbol Viejo” en 1742, que muere en 1892, aunque su tronco está expuesto en un pequeño templete circular en un costado de la Casa de Juntas, y posteriormente se han ido sucediendo hijos de éste, que por una u otra razón han ido falleciendo (no tengas miedo de ir y no encontrar uno, porque incluso existe una empresa encargada de cultivar retoños del árbol).

* Existe una canción escrita en euskera por José María Iparraguirre en homenaje al árbol y los Fueros vascos.

El último lunes

En Gernika hay un dicho popular que dice: “Lunes gernikés, golperik ez”, en otras palabras; “el lunes de Gernika ni golpe”. Y es que hace décadas, el lunes de mercado era considerado un día de fiesta (excepto para los aldeanos y aldeanas que llegaban para vender los productos en la feria), lo que para vosotras hoy en día es un sábado de poteo y fiesta hasta que el cuerpo (o el bolsillo) aguante.

Antiguamente, la gente que se acercaba a Gernika era, no sólo de la comarca sino de toda la provincia, y así, la villa estaba a rebosar. El día no se limitaba a comprar o vender en la feria, sino que incluía ir a comer a uno de los afamados restaurantes del pueblo y después disfrutar viendo un partido de pelota en el frontón.

Toda esta actividad tradicional tiene su máximo exponente el que, sin duda, es uno de los días más importantes en Gernika. Cada mes de octubre, el último lunes se celebra “El último lunes de Gernika”, que se ha convertido en una de las ferias (y también fiesta) gastronómica, agrícola, ganadera y de artesanía más importante de Bizkaia, así como una de las más concurridas del País Vasco, con más de 300 puestos y con una afluencia que ronda las 14.000 personas.

Curiosidades:
• En Gernika a la alubia le llaman “indabak”, habas de las Indias.
• El pimiento de Gernika está relacionado con los vascos que participaron en la invasión de América.
• Este pimiento maduro se convierte en “pimiento choricero”, imprescindible para hacer la “salsa vizcaína”.
• El bombardeo de Gernika se realizó un lunes de mercado (26 de abril de 1937).

El Gernika de Picasso

Sin lugar a dudas, el terrible hecho histórico que puso a Gernika en todos los mapas fue el Bombardeo indiscriminado que sufrió la ciudad el 26 de abril de 1937, como un ensayo de la “guerra total” a manos de la Legión Cóndor, compuesta por tropas alemanas e italianas. Durante unas cuatro horas los aviones alemanes redujeron a escombros la ciudad entera.
El bombardeo se produjo un lunes de mercado y el objetivo fue la población civil, que resultó bombardeada y ametrallada.
Este atroz acontecimiento fue el que inspiró al artista malagueño Pablo Picasso, que inmortalizó para siempre la barbarie de dicho bombardeo en su internacionalmente conocido “Guernica” como encargo para el pabellón de España en la Exposición Internacional de París de 1937.

Curiosidades:
• Durante el bombardeo ni la Casa de Juntas ni el Árbol, resultaron dañados.
• Cuando las tropas rebeldes tomaron la villa, se montó guardia de honor en torno al Árbol ya que había rumores de que pretendían talarlo.
• El cuadro de Picasso ha visitado numerosas ciudades de todo el mundo (Oslo, Copenhague, Estocolmo, Reino Unido, Londres, Liverpool y Mánchester, Nueva York, Ohio, Massachusetts, Milán, São Paulo, Chicago, Filadelfia…) pero nunca llegó a estar en Gernika. Actualmente se encuentra en el museo Reina Sofía de Madrid.
• Esta obra perteneciente al cubismo, es un óleo sobre lienzo y mide 3,49 metros de alto por 7,76 metros de ancho.
• Cuando Picasso estaba en pleno proceso creativo la Gestapo llamó a su puerta. Al ver la obra le preguntaron: “¿Lo ha hecho usted?” A lo que él contestó: “No, lo han hecho ustedes”.
• En la época que Picasso pintó El Guernica mantenía una relación con Dora Maar, aunque estaba casado con Olga Khokhlova y esperaba un hijo de una tercera mujer. Las tres están representadas en este cuadro.
• Pese a las grandes dimensiones del lienzo y su complejidad se pintó en sólo 7 semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *