Blog

Bizkaia enamora – Bilbao expres

Como habrás podido ver en las páginas de este número, agosto vive preparando la Aste Nagusia, luego disfrutándola a tope con sus numerosísimos planes y después descansando de tantod días de diversión para unas y de trabajo para otras. Por eso te vamos a dar una pequeña guía para que además de disfrutar de las fiestas puedas descubrir algunos de los mejores rincones de la ciudad a tiro hecho sacando el máximo provecho a un día de turisteo.

Eso sí, ten en cuenta que la semana que duran las fiestas de Bilbao, la ciudad se transforma, te constará más desplazarte y algunos transportes pueden modificar sus rutas y horarios

Guggenheim y alrededores
Lo ideal es que dedicaras tiempo para pasear por los márgenes de la Ría (no te sorprendas si un día la ves que parece que va a desbordarse y al día siguiente como si parte del agua se hubiera evaporado, ya que depende de las mareas del cercano mar), pero como estamos presuponiendo que no tienes mucho tiempo y que quieres optimizarlo tienes la opción de hacer este recorrido en Tranvía, el cual te llevará a través de muchos de los lugares más turísticos de Bilbao. Puedes subirte junto al Puente de San Antón (y así aprovechas para visitar antes el Mercado de La Ribera, que es el recientemente renovado mercado cubierto más grandes de Europa).

Viajando en el moderno tranvía pasarás por el Teatro Arriaga (edificio neobarroco de finales del S. XIX), para subir hasta la plaza Circular con la estatua de Don Diego López de Haro en el centro (fundador de la Villa de Bilbao) y bajar después hasta la Ría y continuar bordeándola. En este tramo verás el museo Guggenheim de Frank Gehry y causante de la revolución de Bilbao desde su inauguración hace 20 años), así como las Torres Isozaki y el Palacio Euskalduna, centro de la Música y de Congresos que simula la estructura metálica de un barco en homenaje a la antigua actividad naviera y siderúrgica de la ciudad y al astillero “Euskalduna” que ocupaba ese mismo lugar en el pasado. Si continúas hasta San Mamés encontrarás “La Catedral”, como se conoce al estadio de fútbol donde juegan “los leones”, apodo que reciben los jugadores del Athletic de Bilbao. (Ten en cuenta que durante las fiestas algunos tramos del tranvía pueden estar cortados en ciertas horas del día).

Casco Viejo
No te recomendamos visitar el Casco Viejo de Bilbao antes de las 12:00 del medio día, por la sencilla razón de que, aunque es una zona peatonal, hasta esa hora tienen permiso los transportistas para circular por él, y te encontrarás por las estrechas calles esquivando furgonetas y pegado a las paredes de los edificios para poder dejar espacio para que circulen.

Como todo Casco Viejo lo ideal es callejear, descubrir rincones curiosos y pequeñas tiendas, algunas incluso situadas en los portales de algunos edificios. Pero para que no se te pase nada, aquí tienes unas cuantas claves y datos del Casco Viejo y de sus curiosidades:
• También es conocido como “Las 7 calles”, aunque no te hace falta contarlas, ya te adelantamos que hay más. La razón es que en sus orígenes constaba de 3 calles (Somera, Artecalle y Tendería) y en el S.XV se amplió con 4 más (Belosticalle, Carnicería, Barrencalle y Barrencalle Barrena), denominación que sigue vigente hasta hoy en día, siendo la más antigua de todas Somera. En el número 12 de esta calle, además, nació Juan Crisóstomo Arriaga (conocido como el Mozart español).
• La calle Ronda se denomina así porque por ella hacían la ronda los vigilantes de la antigua muralla que rodeaba la ciudad. No te vuelvas loco buscando dicha muralla, porque no la vas a encontrar. Eso sí, puedes ver restos en algunas paredes de la calle Ronda, cerca del número 12, y bajo el suelo de la cercana iglesia de San Antón, que fueron descubiertos recientemente tras unas obras y que podrás ver en partes de cristal del suelo del interior de la iglesia. En esta calle nació el escritor Miguel de Unamuno, que también posee una plaza con su nombre en el Casco Viejo y en la que puedes encontrar varios museos.
• En la calle del Perro se encuentra la fuente del perro. Lo curioso es que las cabezas de sus grifos no son perros, sino cabezas de leones al estilo egipcio, aunque es posible que en primer lugar la calle adquiriese su nombre por otro motivo, y por extensión también la fuente.

• La casa más antigua en pie del Casco Viejo está situada en la esquina de la calle Bidebarrieta con Jardines, y la reconocerás por su fachada de color granate.

• En la calle Santa María, junto al edificio de la Bolsa (actualmente la actividad bursátil se realiza en otro edifico del Ensanche) podrás ver una estrella en el suelo, que marca el único lugar del Casco Viejo desde el que puedes ver la Basílica de Begoña, lugar en el que se encuentra Nuestra Señora de Begoña, patrona de los bilbaínos.

• Por supuesto de visita obligada son la Catedral de Santiago y la plaza Nueva (que curiosamente se llama así porque cuando la hicieron ya existía otra más “vieja” y se la conocía de esta manera en vez de por su nombre que era “Plaza de los Mártires”
• En el Casco Viejo encontrarás numerosos restaurantes con menús a precios asequibles y una variada oferta desde comida tradicional vasca hasta platos más modernos.

Panorámicas
Bilbao también es conocido como el “Botxo”, que en euskera significa boche (hoyo pequeño y redondo que hacen los muchachos en el suelo para jugar, tirando a meter dentro de él las piezas con que juegan), debido a que Bilbao es una pequeña gran ciudad rodeada de montañas que imposibilitan su expansión. Y una de las mejores maneras de apreciar esto es precisamente subiendo a una de esas montañas, el monte Artxanda, para lo cual te recomendamos como medio de transporte el funicular de Artxanda, inaugurado en 1915, se trata de un pequeño tren que salva 226m. de altura en menos de 1 km. con tramos de pendiente del 40%. Desde arriba podras disfrutar de unas maravillosas vistas de toda la ciudad.

Aunque si no andas bien de tiempo, otra opción más rápida y menos difundida a nivel turístico es subir al parque de Etxebarria, para lo cual tienes varias opciones: el ascensor del metro en la estación de Unamuno (en las máquinas hay un billete especial para este uso y mucho más barato que el billete ordinario para viajar en metro), 311 escaleras que parten desde la plaza Unamuno y que si te da pereza subir te recomendamos que bajes, o desde la plaza de al lado del Ayuntamiento (en este caso puedes elegir escaleras o cuesta). Y una vez aquí y tras disfrutar de las vistas no te llevará más de 15 minutos subir (sí, tenemos muchas cuestas) hasta la Basílica de Begoña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *