Blog

Betania – Grupo cristiano LGBT de Bilbao

Somos seres humanos y prejuzgamos por naturaleza. Lo que pasa es que se nos olvida que detrás de estos gratuitos juicios existe un sufrimiento y una discriminación. Esto es lo que ocurre con agrupaciones como ésta. Desde la Revista Blue queremos dar voz a todos y cada uno de los sub-colectivos LGTBI y por ello, con motivo de la Semana Santa hemos hablado con BETANIA, (Grupo Cristiano LGTB de Bilbao). No están en contra del matrimonio homosexual, gran parte de ellos ven con buenos ojos la gestación subrogada y el autobús transfóbico de Hazte Oír les parece un espanto. En esta entrevista os invitamos a romper junto a nosotros todos los clichés sobre ellos.

iglesia

BLUE.- ¿Cómo os definís?

BETANIA.- Somos un grupo de personas cristianas LGTBI que se unen para compartir experiencias y construir un camino de vida cristiana acorde a nuestra condición sexual.

B.- ¿Cómo surgió vuestro grupo?

Be.- Hace unos 17 años ALDARTE (Centro de atención al colectivo LGTBI) organizó una charla cuyo tema era “homosexualidad y cristianismo”, a la que acudimos varias personas con inquietudes de fe, pero alejadas o “escondidas” en la Iglesia por nuestra tendencia sexual. En aquella reunión había personas muy dolidas con la Iglesia, tanto que su sentimiento principal era de revancha y queja. Sin embargo, de ahí nació un embrión de nuestro actual grupo, personas LGTBI que teníamos fe, pero que sentíamos que en la Iglesia no teníamos espacio ni aceptación ni comprensión siquiera. No pretendíamos hacer militancia ni acciones de protesta, sino simplemente vivir y simultanear en un ambiente acogedor nuestra fe y nuestra sexualidad.

B.- ¿Sois Católicos?

Be.- Actualmente todas las personas que están dentro del grupo somos cristianas, pero hemos tenido alguna persona cristiana no católica, como algún evangélico. Nunca hemos tenido a personas de otras confesiones, pero somos un grupo abierto a cualquier diversidad que pueda ser enriquecedora.

B.- Habrá gente que se sorprenda con la condición de cristianos y homosexuales ¿Es compatible?

Be.- ¡Por supuesto! Si una persona LGTBI puede ser cualquier cosa en la vida (por profesión, por política, por familia, por calidad humana, …), pues lo mismo pasa con sus sentimientos religiosos.

betania

B.- ¿Cuál es principal cliché o prejuicio que tiene la gente sobre vosotros?

Be.- Las personas que comenzamos a venir al grupo nos sentíamos presa de una doble discriminación: en la Iglesia éramos o podíamos ser despreciados por nuestra condición sexual, y en los ambientes LGTBI nuestro cristianismo era un problema importante. A día de hoy, todavía hay gente que cuando se entera de que Aldarte da cobijo a un grupo cristiano, preguntan a sus responsables: “¿pero cómo podéis permitir eso?”. Entendemos, claro, que la iglesia ha sido enormemente beligerante contra la diversidad sexual, pero también creemos que ése no ha sido el mensaje que un Jesús de nuestros días hubiera lanzado.

B.- ¿En qué consisten vuestras reuniones?

Be.- Son muy variadas: hay momentos de charla, de reflexión, de oración, de tratar temas diversos religiosos, de preparar y hacer actos abiertos a personas de fuera del grupo… También hacemos dos retiros de fin de semana al año, para convivir y “centrarnos”.

B.- ¿Creéis haber conseguido la aceptación de la Iglesia?

Be.- Digamos que cuanto más abajo en el escalafón, más aceptación y apoyo explícito encontramos. Hoy día hay multitud de grupos cristianos y comunidades de base que se han interesado por nosotros y con los que empezamos a hacer actividades conjuntas. Un escalón más arriba, varios teólogos nos han conocido, expresado su apoyo y realizado acciones concretas y hasta contundentes en nuestro apoyo. Más arriba, la cosa está costando mucho más, y la jerarquía eclesial es abiertamente contraria a la diversidad sexual.

iglesia

B.- ¿ Estáis de acuerdo al 100% con los valores de la iglesia y su opinión sobre nuestro colectivo (LGTBI)?

Be- Antes de responder, quisiéramos separar los valores que promueve la jerarquía católica de los valores cristianos y basados en el mensaje de Jesús. Entendemos que una buena parte de esos valores que promueve la jerarquía no son valores realmente cristianos y que un Jesús contemporáneo los rechazaría. Así, los ataques de los obispos contra el colectivo LGTBI no es que nos parezcan inhumanos o anti-éticos, ¡es que ni siquiera nos parecen cristianos!

B.- Si no es así, ¿En qué difieren vuestras ideas?

La jerarquía católica parece vivir en una burbuja religiosa que le impide adaptarse a la realidad. Hay en ellos un dogmatismo y un apego a las tradiciones de las que carecemos nosotros, que preferimos centrarnos en la figura de Jesús y su mensaje de amor y ayuda a los demás, y lejanía de los poderosos.

B.- ¿Estáis a favor del matrimonio homosexual y de la adopción por parte de parejas homosexuales?

Be.- Totalmente.

B.- ¿Qué opinión tenéis sobre la gestación subrogada?

Be.- Al igual que en la sociedad, tenemos cierto debate interno en este tema; la mayor parte del grupo tiene de partida una opinión favorable, pero tenemos muchas dudas por la posible explotación que sobre las mujeres pudiera hacerse en según qué circunstancias.

B.- ¿Qué opináis sobre el transfóbico autobús de Hazte Oír?

Be.- Que sus responsables tienen una buena empanada mental en lo tocante a la identidad de género, con su persistencia en identificar a ésta de forma inseparable con los genitales. Siendo su mensaje un resto de una moralidad antigua que va camino de ser muy minoritaria, toda esta polémica ha tenido al menos la virtud de visibilizar una situación que muy raramente aparecía en los medios de comunicación, y creemos reconfortante el apoyo que la inmensa mayoría de la población está mostrando al colectivo transgénero.

B.- Y sobre la Drag Queen del Festival de Tenerife, ¿Os sentisteis ofendidos con su actuación?

Be.- A algunas personas del grupo el espectáculo les ha parecido precioso, y a otras les parece que no ha sido respetuoso; ninguno creemos que haya cometido ningún delito. Vivimos en una sociedad laica y no se puede ni se debe exigir a los demás que veneren símbolos que para ellos no tienen importancia, y entendemos que casi todo puede ser objeto de crítica o de sátira, siempre que se haga con un mínimo de sensibilidad, sin ofender gratuitamente.

B.- ¿Cómo vivís la Semana Santa?

Be.- Seguramente, más ocupados con las cosas de la vida diaria de lo que deberíamos. En el grupo hay quien trata de pasar unos días de retiro religioso, que vienen de cine para pensar y bajar la mente de “revoluciones”; y hay quien sin embargo o trabaja o está de vacaciones, y los momentos dedicados a Dios son más bien escasos.

betania

B.- ¿Consideráis que la mujer tiene el papel que merece dentro de la Iglesia Católica?

Be.- ¡Qué va! Es increíble el retraso que la Iglesia lleva en este tema, no entendemos cómo esta cuestión aún no está en la agenda de las cosas urgentes a cambiar ya. Es frustrante que la Iglesia siga dividiendo a la humanidad en hombres y mujeres, adjudicándoles diferentes derechos.

B.- ¿Os sentís comprendidos por el resto del colectivo?

Be.- Hay de todo. Hay personas no creyentes que nos entienden perfectamente, y personas que no entienden en absoluto nuestra fe, porque básicamente opinemos que no saben diferenciar entre jerarquía eclesial y fe, un sentimiento éste muy difícil de explicar y mucho más grande que lo que puedan opinar un puñado de obispos o cardenales.

B.- ¿Tenéis algo en contra de los anticonceptivos?

Be.- Nada que oponer. Son imprescindibles para una correcta salud sexual y para evitar embarazos indeseados.

B.- El Obispo de Málaga compara el matrimonio homosexual con la unión entre un perro y un hombre o un bebé y un anciano, ¿Qué os parecen los ataques a la homosexualidad, como éste, por parte de algunos representantes de la Iglesia Católica?

Be.- No nos gusta la ideología del odio. Hace un siglo, las mujeres tenían prohibido el voto en la inmensa mayoría de los países del mundo y muchos hombres se quejaban de sus deseos de igualdad diciendo que si se les dejara votar a ellas, al día siguiente habría que dejar votar a las vacas o a los cerdos. Todavía hoy hay quien pretende comparar los legítimos deseos de igualdad del ser humano con los animales, rebajándolos. Estas declaraciones vulneran derechos humanos, y como tales deberían tener una respuesta legal y social contundente, ya que creemos que siempre quedan impunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *