Blog

Un Plato de Buen Gusto

No te traemos nada nuevo, pero siempre mola hablar de las propiedades culinarias del semen. Ya te estás echando las manos a la cabeza, pero la realidad es que en varios lugares del mundo cocinan con nuestro néctar sin problema ninguno. En Reino Unido, por ejemplo, llevan un par de años intentando organizar un curso culinario con el semen como ingrediente principal. ¿Cómo te quedas?

La idea se le ocurrió a una empresa que organiza eventos en Londres, Wonderush. Primer requisito para poder participar en este selecto curso culinario: traer tu propio semen a clase (a ver, también puedes llevar el de tu pareja o el de alguien que conociste anoche). Una condición que, al parecer, empujó la iniciativa al fracaso. No se apuntó nadie a dicho curso, aunque la empresa logró su objetivo: darse a conocer.

Y gracias a este llamamiento, volvió a debatirse en el país de la reina madre sobre lo nutritivo que puede resultar degustar semen. Se utiliza en algunos cosméticos, por ejemplo, y tiene varios chefs ultradefensores de la causa. Fotie Photenhauer es autor de varios libros de recetas en las que el semen está presente (él lo hace llamar “salsa de hombre”, pero sigue siendo semen. “El esperma no sólo es nutritivo, sino que además tiene una textura maravillosa y ofrece sorprendentes propiedades cocina”, dice este maestro de los fogones.

No sabemos si lo de cocinar con semen se convertirá en una tendencia en el futuro, pero blogs tran prestigiosos como el de Andrew Christian ha publicado ya varias apetitosas recetas. Allí encontrarás como hacer crepes con esperma (mezcla el néctar con queso fresco, mantequilla y azúcar), el mojito de semen (con sólo una cucharadita del líquido que nos ocupa) o la salsa de barbacoa con semen. Hay quien va más allá y afirma que las ostras son semen son un manjar…

En la redacción de BLUE estamos completamente divididas, y dudamos si impulsar, junto con las instituciones vizcaínas, unos cursitos que, a buen seguro, revolucionarían el patio. Pero, mira, como hablar de semen-lefa-esperma da siempre tanto reparo, seguro que nos serviría para quitarnos de encima todas las vergüenzas. Y tú, ¿te atreverías a cocinar con tu propio semen?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *