Blog

Zaragoza

Como no queremos que el adiós al verano te suponga un trauma y el otoño también tiene su punto, te proponemos que saques el fular del armario y te lo pongas como mejor te quede para disfrutar de las noches zaragozanas. Esa ciudad que es mucho más que la Virgen del Pilar, que tiene unas fiestas que cada año sorprenden y que además te deja dar rienda suelta a tus apetencias más golosas con tu chico de la mano por la zona del Doctor Horno. O la mejor te crees que Madonna eligió Zaragoza para actuar en 2.009 por casualidad???????

zaragoza01

Antes de que te despistes y te quedes sin billetes de autobús, te recuerdo que este año las fiestas del Pilar se celebran del 4 al 13 de Octubre. Los lugares los de costumbre, el Parking Norte o la Plaza del Justicia, este año con las actuaciones de Violadores del Verso, Leiva, Inna o Good Save The Queen, aunque las fiestas del Pilar necesitan pocos nombres propios para que disfrutes de lo grande. Unas tapas, que rematen el verano hipocalórico, y unos buenos caldos de la tierra harán que antes de la hora de la cena te creas el rey del mambo.

Pero en Blue nos gusta que seas un golferas culto, por eso te montamos en nuestro especial “ sightseeing bus” descapotado, con peligro de que se te vuele el cachirulo y te llevamos de excursión por la city. Nuestra primera parada no tiene discusión, la Basílica de la Virgen del Pilar. Parada obligada ante la virgen que no quería ser francesa, como reza la jota, y que apareció ante los ojos del apóstol Santiago. Antes de que te líes a buscar en su interior no te pierdas su altar mayor con su retablo de alabastro. Eso sí, antes de seguir con las paradas clásicas de un turista al uso no dudes en visitar lo que queda de la Expo de Zaragoza. Sabemos que es un plan un poco friky pero la verdad es que da cierto morbo visitar un puñado de edificios en ruinas, rodeados de plantas trepadoras y avenidas desiertas…¿no te da morbo? Si no es así háztelo mirar. En caso de que este decorado te sugiera poco siempre te quedan las zonas de cruising de Ranillas y Pinares de Venecia. Pero seguimos a lo nuestro, conviene visitar la Iglesia de la Magdalena, el máximo exponente del mudejar aragonés. Su elemento más vistoso es su esbelto campanario que data del siglo XIV. Nuestra siguiente parada será la Casa y Arco del Deán, uno de los símbolos de la ciudad cuyo origen se remonta a 1.293 reformada en el siglo XVI con elementos mudéjares y platerescos, sin olvidarnos de la Iglesia de San Pedro, conocida popularmente como la tercera catedral, un edificio gótico-mudjar del siglo XIII.

Pero no todas nuestras paradas van a ser bajo palio… a tener en cuenta el Mercado de Lanuza, la Lonja que ilustra la importancia del comercio aragonés del siglo XVI, el Museo Camón Aznar, el Museo del Foro o el Museo de las Termas. Este último está muy cerca de la plaza de San Pedro Nolasco, se trata de un museo de termas romanas que estuvieron en funcionamiento hasta el siglo IV d.C y que cuenta con vestuarios, espacios para hacer ejercicio y salas con piscinas a diversas temperaturas, vamos lo que todos conocemos por una sauna de las de ahora pero con mucha historia entre sus muros, no os hagáis los despistados.

Pero vamos al lío, seguro que el recorrido os ha dejado la garganta seca, sobretodo del calor de la última visita, os vamos a quitar la sed y el hambre también. La zona de vinos zaragozana es la “el tubo” en pleno casco viejo. Una mezcla de bares antiguos y locales reformados que hacen de esta zona del casco histórico de la ciudad la mejor opción para cenar barato, tomarte unos vinos o cañas disfrutando de buenas tapas.Si empezamos el recorrido por La cueva de Aragón, con los champiñones como único plato estrella, luego nos daremos un garbeo por las Bodegas Almau, especializado en anchoas o La Republicana, con el mejor mojo picón de la ciudad. Y si no las has probado nunca, tú que seguro eres de probar de todo, las migas no se te pueden escapar, en este caso las mejores migas que se sirven son en La Miguería, dónde sino.

zaragoza02

Para bajar todo esto tendrás que mover el esqueleto como solo tú sabes y con quién te apetezca, lo hayas llevado o no de casa. Los zaragozanos son gente “acogedora” con lo que ello implica pero en caso de que la noche se ponga tonta y los oriundos más siempre nos quedará la Sauna Nordik, un parque de atracciones del amor en el que no falta ni la piscina climatizada, el baño de burbujas o las cabinas equipadas con vídeo. No te olvides que un zaragozano lo mismo se fija en tu salero, que en tus ojos, que en tus bóxer. no descuides lo que llevas pegado a tu piel.

Y en cuanto a la marcha nocturna dónde puedes desarrollar tus más bajas pasiones a ritmo de jota, Zaragoza ofrece múltiples propuestas. Como decíamos antes el ambiente gay se mueve por la zona de Doctor Horno, allí nos vamos a encontrar con locales en los que encontrar desde músculos aún bronceados, osazos acogedores o modernas que de un cachirulo se hacen una pulsera. En el Dome, calle García Galdeano, se dan cita los más jóvenes a partir de la 1 de la madrugada. El Versus, de Doctor Horno, es uno de los pubs de ambiente más concurrido de la ciudad y el Urano es todo un clásico en la noche zaragozana. Para los que no se quieran ir de Zaragoza sin utilizar sus lentes de visión nocturna, el Iman de la calle Fernando Fita o el Men, están dotados de amplios cuartos oscuros y de noches temáticas o fiestas nudistas. Lo dicho, una ciudad en la que no falta de nada y a tiro de piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *