Blog

Yogurinha Borova

A sus 48 años se abre una nueva etapa para Yogurinha Borova, tu travesti amiga, comienza la era POLIAMOR. El inicio de una nueva andadura tanto en lo personal como en lo profesional, ya que para ella todo fluye en sintonía. Y para sintonías las de nuevo disco, el cuarto que sale al mercado, en esta ocasión con un claro mensaje reivindicativo, a favor de la mujer y de la libertad sexual y sentimental, como podemos escuchar en su primer sencillo “Eraso sexistarik ez”. También levanta la voz contra la plumofobia, una de las discriminaciones más repugnantes y que existe también dentro del colectivo. Sobre esto nos habla La Yogu y analiza los pros y los contras que supone la dedicación completa a su personaje del que depende su economía.

yogurinha

Blue.- ¿Qué tal estás?

Yogurinha Borova.- Agotada. Son días intensos pero estoy muy contenta, a la gente le gusta, al menos una de las canciones del disco y a algunos muchas o todas.

B.- ¿Qúe es el “Poliamor”?

Y.B.- Hay una nueva etapa en el amor y las formas de verlo y vivirlo. Estoy rodeado de gente poliamorosa y yo puedo decir que estoy enamorado de varias personas. Tengo relaciones abiertas, consensuadamente. Por lo tanto pienso, que siempre que sea desde el consenso, se puede vivir el poliamor. Es el momento de ser aperturista y de romper muchos moldes. Hay miles de maneras. Esto va junto al tema del género y de las diferentes formas de interpretarlo y vivirlo.

B.- Supongo que es mucho tiempo de trabajo, esfuerzo e inversión, ¿Estás contenta con el resultado?

Y.B.- Son 4 meses de duro trabajo, el resultado considero que es modesto, humilde pero muy digno. Está hecho con mucho cariño y supone mi carta de presentación para los próximos años, mi etapa “Poliamor”.

B.- Y es un trabajo dedicado, especialmente, a la mujer.

Y.B.- A la mujer y a lo femenino, son el futuro y son ya el presente. Creo que es el momento de ellas, les toca tomar el poder, tienen que tener más cancha… Siempre he estado rodeado de mujeres, como mi madre y mis hermanas.

yogurinha

B.- En cuanto al feminismo, ¿En qué ámbitos crees que queda más por hacer?

Y.B.- Desde lo laboral por la disparidad de los sueldos, en lo social y también en lo sexual. Son ellas las atacadas sexualmente, de ahí la canción “Eraso sexistarik ez”.

B.- En “Poliamor” también denuncias la plumofobia…

Y.B.- No es  homofobia, es el odio a la pluma. Existe fuera y dentro del colectivo, ya sea la pluma femenina o masculina. Toda aquella persona que no es del estereotipo heterosexista y patriarcal se sale de la norma y a algunos les parece horrible. Hay gente con pluma maravillosa, y gente chunga, como en todo. Pero la pluma no tiene que ser un acicate para una persona. Hay que expresarse libremente y tenemos que aceptar este tipo de cosas. Hay que hablar de este tema porque todavía queda trabajo por hacer. Seamos un poco más libres, que la pluma es maravillosa. Hay que romper moldes, que exista hoy en día un programa de televisión que te diga como tienes que vestir me parece espantoso.

B.- ¿Cuándo y por qué decidiste empezar a sacar discos?

Y.B.- La música siempre ha sido uno de los pulmones o el corazón de mi vida. Empecé con Oier Aldekoa, y jugando, jugando, vimos que tenía el nivel justo como para hacer algo así. No lo hago porque sea un buen cantante ni tenga una gran voz, sino porque ha habido canciones que han marcado mi vida y situaciones. A mí me encanta contar cosas, con el vestuario, el maquillaje, los videoclips y además aprovecho para reivindicar todo aquello que veo injusto. Soy más artista plástico.

B.- ¿Lo haces para ganar dinero?

Y-B.- No, es algo personal. No se gana dinero con la música.

B.- ¿Qué margen de beneficio tienes con tus discos?

Y.B.- Unos 3.000€, yo no gano prácticamente nada pero para mí es como una tarjeta de presentación. Es invertir dinero para seguir vivo y hacer cosas. De cada disco de Yogurinha se sacan 1.000 ejemplares y hay grupos indies que no venden ni 300 discos. Yo tengo mi discografía vendida pero el beneficio es muy pequeño.

B.- En “Poliamor” volvemos a encontrar canciones en Euskera, ¿Crees que es importante apostar por esto?

Y.B.- Es primordial, la discográfica GOR tiene una conexión muy grande con la música euskaldun. No fue una cosa que me impusieran pero sí me dijeron que estaría muy bien que hiciera algo, yo dije: ole, ole y ole, llevaba años queriendo hacerlo. En este disco hay tres canciones en Euskera. Yo ya no me planteo un disco sin canciones en Euskera y más adelante habrá un recopilatorio con todo el material en Euskera. También me abre puertas para hacer bolos 100% en Euskera. Es un mundo ansioso y deseoso de tener este tipo de producto.

B.- ¿Cómo consigues contactar con profesionales como los hermanos Canut?

Y.B.- Es la labor de muchos años. A mí Alaska me ha visto actuar varias veces, incluso he actuado para Almodovar. Tenemos amigos comunes y llega un punto en el que les comento desde la humildad más absoluta: ¿Podría cantar alguno de vuestros temas? Y Nacho Canut se puso en contacto con su hermano Mauro y lo hicimos. Son muy accesibles. Me han dado mucha confianza y libertad absoluta para hacerlo a mi manera. Además lo hacen desinteresadamente.

B.- ¿Consideras que las mujeres también son discriminadas o no tienen suficiente lugar dentro del colectivo LGTBI?

Y.B.- Nosotros somos mas exhibicionistas: todo lo queremos mostrar, todo lo queremos enseñar… No se si ellas son mas discretas pero deberían poder ser más visibles las que quieran.

B.- ¿Es factible vivir hoy en día del travestismo?

Y.B.- Hace unos años era más fácil, ahora esta todo muy mal. La crisis y el 21% de IVA son los principales culpables. Para ganar lo que ganábamos antes con tres bolos, ahora necesitamos seis.

yogurinha

B.- Por lo tanto, ¿De qué vive la persona que está detrás de Yogurinha, Eduardo Gaviña?

Y.B.- Principalmente de la ayuda social que cobro en las épocas más flojas. Cotizo muy poco porque nadie se atreve a darte de alta en la Seguridad Social. Estamos acostumbrados a la precariedad, somos unos supervivientes.

B.- ¿Qué planes de futuro tienes?

Y.B.- Seguir en marcha y mientras esto vaya funcionando gestionar este ajetreo y seguir adelante. Ahora sobrevivo y tiro, porque tengo el canal de Youtube que quiero explotar más, los bolos, despedidas, galas, cositas en la tele…

B.- ¿Cómo desarrollarás la gira Poliamor?

Y.B.- Iré donde me llamen. Ya tengo tres discos y puedo hacer un espectáculo yo sola de hora y media o dos horas. A partir de ahora quiero sacar más chicha a mis canciones y hacer un espectáculo más musical y no tan teatral o de monólogo. Aunque siempre tenemos que estar abiertas a todo, a la BBC: Bodas, bautizos y comuniones.

B.- ¿Cómo ves el “nivel travesti” de Euskadi?

Y.B.- Pues no hay dinero, entonces los travestis ya no tienen recursos para comprarse más ropa o currarse un poco más el personaje, sobre todo los que están empezando. Los que seguimos y estamos, sobrevivimos. La situación es un poco de parada, pero van surgiendo cosas y todo en la vida es cíclico, por lo que volverán épocas de oro para este tipo de espectáculos. Seguramente estén ocurriendo cosas de las que no somos conscientes. Hay otro tipo de travestis y otras modas, también está cambiando el mundo del género, está el no-género… Todo irá evolucionando.

 

1 Comment

  1. inyigo

    A Yogurinha/Eduardo habria que hacerle un monumento. Y lo digo muy en serio. Me parece que la gente que se lo curra, que persevera, que insiste y da el cognazo con algo que gusta, es divertido, ocurrente, inteligente, innovador, etc, merece todo el reconocimiento. Creo que Eduardo Gavina es un actorazo como un bosque de pinos. Y me encantaria, lo reconozco, verlo trabajar en alguna serie nacional, tipo Los tiempos revueltos, Puente Viejo o parecida. Quiza el prefiera hacer otras cosas, no lo se. Pero si la productora de una de estas series le diera curro de actor, que el sabe hacer perfectamente, yo veria la serie muy contento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *