Blog

Tendencias primavera/verano para mariquitas

La primavera ya está aquí, tías, y a la vuelta de la esquina, como una puta cualquiera, el verano, esa gran desconocida. Así que es hora de usar mi cursillo de corte y confección y mi proverbial buen gusto, para enseñaros cuales serán las tendencias para esta temporada y la mejor forma de implementarlas, porque una cosa es vestir a la moda y otra vestir bien, monas.

moda08

Aunque tengo el cuerpo de un Dios griego, no hago milagros; pero sí puedo evitar un cataclismo textil haciéndoos unas pequeñas recomendaciones. Antes de presentaros las tendencias para esta primavera/verano sólo quiero deciros que las tendencias son independientes y no necesariamente combinables las unas con las otras.

Así que recordad que menos es más y que el Barroco es un acontecimiento cultural ya remoto, que sois muy exageradas maricones, y si se me ocurre comentar que las medallas de oro de la Virgen del Carmen están de moda es muy probable que terminéis con un esguince cervical y dos docenas de Vírgenes colgando de vuestro cuello. Y no es plan.

A continuación lo que vestiréis, ya después si eso os digo a quien desvestiréis.

Pitillos pesqueros

Sí nenas, los pantalones se llevan bien prietos y arremangados como si fuerais a pescar quisquillas; pero sin exagerar monas. El pitillo debe ser prieto, sí, pero debéis evitar que la presión del tejido os produzca gangrena genital, así que controlad las tallas. Y os los debéis arremangar como si fuerais a meter el pinrel en un charco, no en la fosa de las Marianas.

De hecho el pitillo arremangado forma parte de una conspiración mundial para luchar contra el pantalón pirata, que en algunos países su sola tenencia está penada por la ley, tías. Esto quiere decir que si os arremangáis el pantalón más allá de media pierna sois unos horteras y prófugos. Cuanto más cerca de la rodilla más cerca de Emma estaréis, el trono es vuestro.

Colores vibrantes como el verde, el naranja o el azul

Además de pitillos y arremangados, se llevan de colores vibrantes. No confundir colores vibrantes con estroboscópicos. Si el color de vuestros pantalones provoca ataques epilépticos a los niños estáis sufriendo una regresión a los primeros noventa y “Twenty Four Seven” suena a todo trapo en vuestro “Loro”. Despertad tías, a la Spears hace tiempo que le bajó la regla.

Mini Shorts

Dentro de la conspiración mundial para acabar con los “piratas” se englobaría esta tendencia a llevar los pantalones cortos a la altura de medio muslo. Es importante que seáis conscientes de que no se os deben ver los huevos. Si es así, es que os habéis extralimitado arremangando vuestras bermudas, y no tenemos la necesidad de veros las pelotas. Gracias.

Fulares y pañuelos

Esta primavera/verano los fulares y los pañuelos al cuello son lo más. Por fin podemos adornarnos con gasas sin parecer maricones, o con palestinos sin parecer ‘borrokas’, o con bandanas sin parecer gilipollas. Es importante que sepamos racionar, no vayáis a poneros todas las opciones encima y os confundan con un puto árbol de Navidad, a lo que sin duda ayudaría que vuestros mini shorts dejaran ver vuestras bolas. Contención amigas. Menos es más.

Sandalias y Loafers

Para que vuestros pieses vayan a la última es importante que dejéis las chancletas para la playa y os decantéis por las sandalias. Pueden parecer lo mismo, pero no. Jesucristo y Calígula llevaban sandalias, el perroflauta que os increpa cuando no le dais dinero por su inmejorable interpretación de “Para Elisa” a la flauta, usa chancletas. Si el perroflauta sabe idiomas usa Flip Flops, mucho más aceptable; pero inadmisible para vosotras, iletradas, que no habláis bien ni vuestro idioma materno.

También podéis hacer uso de los loafers, vamos los mocasines de toda la vida, pero con el first aprobado. Es aconsejable que los luzcáis sin calcetines; pero si no queréis matar a vuestra madre, pareja o compañeras de piso de un golpe de fetidez intensa, os aconsejo que uséis ‘pinkis’, un trozo de media que absorberá el sudor. Sí, chicas, soy un pozo sin fondo de sabiduría.

Mochilas

Ya os he advertido sobre una conspiración mundial para acabar con los pantalones pirata, pues bien, hay otra gran conspiración para terminar de cuajo con las bandoleritas y mariconeras de los cojones, y sobretodo con esa absurda costumbre de algunas heterosexuales de llevar riñóneras colgadas del hombro como si fueran bolsitos sobaqueros de Chanel con “tx”. Ahora se lleva la mochila. Sí, los fruitis vuelven. Punto pelota.

Cuello tortuga

El cuello tortuga es un cuello vuelto arrugado, como un prepucio sin circuncidar para que me entendáis, y tiene cojones que se ponga de moda en las camisetas veraniegas, parece ser que el responsable de ello es de Bilbao y sabe que aquí ni se folla ni se toma el sol. Pues eso, que si nos da por raparnos las cabeza vamos a parecer unos capullos, literalmente, tías.

moda

El oversize y el blanco y negro

El hip hop está de moda, dicho de otra manera, Pitbull declama de forma cansina en todas las canciones del universo, de hecho Pitbull es a la música lo que las ladillas a vuestras partes nobles, un “must”. Y en consecuencia llevar ropa dos tallas mayor que vuestra mísera anatomía y en blanco y negro es tendencia.

En Estados Unidos también es tendencia ir al instituto armado hasta los dientes y liarte a tiros. Con esto quiero ejemplificar que las tendencias no son leyes de obligado cumplimiento, sobretodo si medís metro y medio caries. Si tenéis la misma talla que en tierra media cuanto más ajustéis vuestra ropa mejor. Frodo Bolsom hoy llevaría pitillos, no camisetas hasta la rodilla.

Estilo marinero

Si no sois capaces de asimilar las tendencias para esta primavera/verano, de la misma manera que no fuisteis capaces de asimilar las ecuaciones de primer grado, siempre os queda el estilo marinero, un clásico que funciona de comodín cada temporada.

El estilo marinero se fundamenta en el uso y abuso de la ralla horizontal, lo mismo que ha hecho la Esteban toda la vida, pero impresas sobre algodón. No hace mucho una universidad, donde el aburrimiento es tendencia, determinó que la raya horizontal, en contra de lo que siempre habíamos creído, adelgaza. Es un efecto visual, pero si estás tan gorda que eclipsas a Falete, es una buena noticia, ya puedes ser gondolero, tía.

moda09

Sólo necesitas unos pitillos arremangados conjuntados con una camiseta blanca de rayas azules, aderezado todo ello con unas alpargatas o mocasines en los mismo tonos que las rayas. Y mientras no salgas de casa con una góndola debajo del brazo o encapuchado, serás la mariquita más estilosa. Si no, te confundirán con un gondolero o te acusarán de quemar un contenedor. Es lo que tiene la moda, que un fino himen separa un outfit de una declaración de intenciones, tías.

No me deis las gracias, hacedme caso o una transferencia. Y recordad, la policía de la moda está ahí fuera, y no os multará, tan solo os condenará al ostracismo social, y teniendo en cuenta lo que os gusta llamar la atención, eso es la muerte, tías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *