Blog

Scissor Sisters

BILBAO HACE LA TIJERA

“Hola mis queridos separatistas”. Ana Matronic se dirige a los cientos de incondicionales de Scissor Sisters (hermanas tijeras) que abarrotan la sala Rock Star de Barakaldo. Es la primera vez que la banda estadounidense pisa Bilbao y su primer concierto desde que anunciaran un “parón” en su brillante carrera. La noche anterior se les vio de fiesta por el Casco Viejo bilbaíno y disfrutando del Guggenheim, pero saltan al escenario sin resaca y con su habitual sobredosis de energía.
Junto con los músicos, las primeras en llegar al escenario son las dos coristas, tipo Lore-Macu, enfundadas en un vestido de leopardo y subidas en unos tacones de vértigo. Las estrellas se hacen esperar, por lo que Ana Matronic (con un traje con pequeños espejos y una melena ahogada en laca) y Jake Shears no hacen su aparición hasta que todo el mundo está en sus puestos.
‘Any which way’, uno de los temazos de su disco ‘Night Work’, es el elegido para empezar la fiesta. Durante cerca de 90 minutos, los Scissor Sisters repasan el ramillete de canciones que les ha llevado a los primeros puestos de las listas en medio mundo. Sobran un par de temas y se echan en falta algunos clásicos de la banda, pero el espectáculo no defrauda.
Uno de los momentos de la noche llega con ‘Let´s have a Kiki’, que incluye una coreografía tan genial como absurda, y que pone al público en danza. Con griterío, el público también saluda con fervor el momento en el que Jake Shears, líder indiscutible de la banda, se quita la camiseta mientras encandila con su falsete y sus movimientos pélvicos.
La maestra de ceremonias, Ana Matronic, protagoniza las dos anécdotas de la velada. Le dedica uno de los temas del show a John, un fan de edad avanzada que ha seguido al grupo durante toda la gira y que esta noche cumple 50 conciertos consecutivos. “No importa dónde estemos nosotros, John, que tú estarás detrás”, le suelta. A otro fan decide quitarle la cámara de fotos para “que disfrute realmente del show”. Se la confisca, pero se la devuelve a tiempo para que el pobre pueda inmortalizar ‘I don´t feel like dancin’, sin duda el tema estrella de Scissor Sisters.
‘Take your mama out’, ‘Fire with Fire’, ‘Invisible nights’, ‘Baby come home’ y ‘Shady Love’ se suceden sin descanso hasta que el grupo da por terminado el concierto. La gente quiere más, y las hermanas tijeras vuelven a saltar al escenario para atacar con ‘Only the horses’, el primer corte de su disco ‘Magic Hours’. Rematan con ‘Filthy/Gorgheous’, un tema poco conocido que rescatan de su disco debut con gran acierto; la sala, literalmente, se vuelve loca.
Scissor Sisters dejan contento al público bilbaíno, aunque algunos se quejen de la brevedad del concierto. Por lo demás, nada que reprochar a la banda de Jake y Ana. Una pena quedarse con ganas de más justo cuando la banda decide tomarse un respiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *