Blog

Santiago de Chile

Ahora que empiezan a arreciar las bajas temperaturas por nuestros lares y ya nos empieza a ser imposible llevar unos pantalones pitillo sin calcetín sin miedo a un catarro, es momento de mirar al otro hemisferio donde empieza a despertar la flora pero sobretodo la fauna. En otras ocasiones ya os hemos tentado con viajes a esas latitudes pero nos queda un punto de interés como es Santiago de Chile, una city a la altura de San Francisco o Amsterdam para el público gay, que no para de renovarse y en la que no os faltarán un sinfín de posibilidades para salir de fiesta.

santiago-de-chile

Hasta llegar a ese punto nocturno en el que volveréis a sacar vuestra galas veraniegas si vais en este momento del calendario, os daremos un garbeo por los lugares de interés de esta ciudad en la que te esperan rincones insospechados. El primer punto de interés puede ser el Barrio Lastarria y el Barrio de Bellas Artes, dos barrios contiguos en los que encontrarás el ambiente bohemio que buscas, con enormes áreas verdes y pequeñas callecitas con casonas impresionantes convertidas en cafés, librerías o museos, en las que perderte. Para más señas nos os podéis peder el Museo de Bellas Artes, el de Arte Contemporáneo o el Centro Gabriela Mistral.

Por otra parte destacar el área funcional de Santiago, punto de visita obligado donde nos encontraremos con el Palacio de la Moneda o la Plaza de Armas, una zona repleta de inmuebles patrimoniales de los siglos XVIII y XIX y de iglesias dónde redimiros de los pecados de la noche santiaguera. Frente al palacio la Plaza de la Ciudadanía y el Centro Cultural La Moneda en el que no faltan cines, tiendas, librerías o cafeterías. Pero sin lugar a dudas lo que no os podéis perder es el Cerro de San Cristobal, un punto estratégico a 280 metros de altura en el que se entrecruzan senderos que se comunican con terrazas, miradores y jardines temáticos, todo un placer para los amantes de la botánica y de hacer amigos entre la hojarasca. Para que nos os perdáis, aunque sea vuestra intención, es de obligatorio cumplimento una visita  al Jardín Japonés o al Jardín Mapulemu.

Teniendo en cuenta el pasado del país no os estaría de más acercaros hasta el Museo de La Memoria dedicado a la narración de los sucesos ocurridos en Chile durante la dictadura de Pinochet que duró más de 17 años. La exposición se encuentra organizada en tres niveles en base a recursos interactivos y través de los que descubrimos la vida cotidiana de aquel periodo así como la solidaridad y el pronunciamiento de la comunidad internacional frente a la violación de los derechos humanos durante aquella época.
Y para conocer la zona habitual de la city que encontramos en cualquier gran urbe que se precie, nos tenemos que acercar hasta el Barrio el Golf, corazón financiero de Santiago repleto de grandes edificios acristalados en los que se encuentran los principales bancos, cadenas hoteleras y los restaurantes más sofisticados de la ciudad, normalmente situados en grandes terrazas que te enamorarán en esta época del año. Nuestra recomendación es que os paséis en la hora de la comida, ese momento en el que cientos de chulazos con traje se desanudan sus corbatas y enseñan parte de su torso sudoroso mientras degustan parte de la gastronomía chilena, aunque claro, todo esto sucede si vais en verano porque en invierno hace un frío que jode y toda esta escena casi erótica que os acabamos de plantear se va al garete. Un consejo, si te pilla la típica ola de calor que nunca falta en esta ciudad, huye a toda velocidad al Parque del Bicentenario, hablamos de 30 hectáreas cuidadas al detalle y obra del arquitecto Teodoro Fernández, no le faltan lagunas artificiales, senderos y hasta 4.000 árboles.

santiago-de-chile

Pero vamos al lío, a adentraros en la noche santiaguera que a día de hoy cuenta con todo un circuito dedicado a nosotros, una lista de locales en la que no faltan los bares, cafés, shows con transformistas y discotecas de nuestro gusto. El recorrido lo podemos empezar en Fausto, lo tendréis que buscar con GPS en mano porque le falta un buen luminoso que lo anuncie o algo que haga presagiar que tras unos arbusto nos vamos a encontrar con semejante local. Entraremos a través de una escalera de caracol para llegar a varias pistas, barras y un gran escenario en el que se celebra la gala en la que se elige al mejor transformista de la ciudad, si llegas pronto entras por la cara. A los pies del cerro de San Cristóbal está el Bokhara, la mejor opción para ver buenos shows con imitaciones de artistas como Cher o Kylie Minogue, y tras el show revientan la pistas cuerpos bailongos y gogos. Dionisio fue el primer bar gay del barrio Bellavista, después llegaron sus espectáculos interactivos en los que el público ríe a carcajadas y participa de manera activa, fuera tampoco verás ningún cartel anunciador pero su música al más puro estilo estadounidense hará que el local te recuerde al de la serie Seinfeld.

Otra opción para disfrutar de la noche santiaguera es el pub Farinelli, se trata de la versión queer de los clásicos cafés con piernas que abundan en el centro  de Santiago, la idea es la de beber café en mesas atendidas por chicos guapos. Pero si las altas temperaturas de las que hace gala Santiago en esta época del año os parecen insuficientes para subir vuestra temperatura corporal hasta poneros a punto de ebullición, la solución la encontrareis en la Sauna 282, situada en la misma calle y en ese mismo número, vamos que no tiene pérdida.

En definitiva Santiago de Chile es una de esas ciudades que siempre la tienes en mente pero que quizá nunca te decides por ella, aquí tienes el último empujón que necesitabas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *