Blog

Río de Janeiro

Los que sois habituales de Blue, y más concretamente de esta sección de viajes, estáis habituados a que os llevemos de excursión por todo el mundo a través de reportajes donde habitualmente quedan patentes que las ciudades tienen zonas definidas en las que podemos dar rienda suelta a nuestros instintos más bajos. Normalmente cada ciudad cuenta con zonas gays definidas donde podemos ser y actuar como en realidad somos, Río es diferente…

rio01

No se ha ganado el título de capital de turismo gay en América del Sur porque el carnaval sea una auténtica bacanal o porque sus playas sean como pelis porno repletas de pequeños bañadores “fardapo…”, Río es ese lugar en el que no hay límites marcados entre zonas gays y heteros, allí todo el mundo disfruta de la carne sin que nadie le mire como un bicho raro. Si lo que esperáis es que en este “repor” os hagamos un desplegable con conexión al Google Maps del carnaval carioca olvidaros, eso nos llevaría siete números de la revista y ya os lo contaré cuando la edición de Blue me pague un viaje como Dios manda y cate el terreno. Eso sí, si estás pensando en elegir los carnavales para viajar a Río, vete reservando plazas para el Sambódromo de Marqués de Sapucaí, diseñado para 90 mil personas, por el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.

Lo cierto es que aunque cualquier época del año es buena para visitar Río, ésta es la ideal para huir de este frío. Empezamos el tour con un paseo marítimo por la playa de Copacabana, un recorrido por sus baldosas simulando olas que va a conseguir que se nos caiga la mandíbula al suelo y hagas kilómetros y kilómetros excitado por el desfile de cuerpos al sol que da la madre naturaleza brasileña. Los brasileiros son de mucho gym, pero más de mostrar sus cuerpos en plena calle, así que verás las decenas de gimnasios playeros repletos de adonis. Si los chulazos quieres que te hagan caso coloca la toalla frente al Hotel Copacabana Palace, seguro que triunfarás. Y de Copacabana nos vamos hasta la de Ipanema, otra de las grandes playas de Río, con una canción dedicada y todo como es “Garota de Ipanema”, una de las zonas más concurridas por cariocas y visitantes y punto de encuentro de artistas y surfistas con una zona frente a la calle Farme do Amoedo (la calle más gay de Río) muy para nosotros… ummmm qué calor! Y hablando de playas hay una única playa nudista en la ciudad, Abricó, eso sí de carácter abierto y familiar. Pero Río también cuenta con una especie de barrio gay, se trata del barrio Lapa, antiguo vecindario gay ubicado en el centro de la ciudad, no os perdáis sus Arcos de Lapa, destacado punto de la vida bohemia de la ciudad, dónde no faltarán alternativas extravagantes para todos los públicos, sobretodo en la calle Joaquim Silva.

Pero por un momento abandonemos lo terrenal y subamos a los cielos cariocas, al Cristo Redentor, icono de la ciudad, el monte Corcovado se sitúa a 710 metros de altura, desde donde se ve una panorámica maravillosa de la city. Y de un monte a otro, subiros en el funicular del Pan de Azucar, uno de los principales puntos turísticos de Brasil que reúne a miles de visitantes al año como ocurre con Isla Fiscal, con un castillo de estilo neogótico, y a la que hay que acceder a través de Escuna Nogueira da Gama, partiendo de los muelles del Espacio Cultural da Marina. Pero sin lugar a dudas algo que no te podrás perder en tu visita a Río, seas o no futbolero, es el estadio de Maracaná. Me imagino que quizá no hayas visitado en tu vida San Mamés y que odies los goles cantados por la radio, pero el símbolo del patriotismo brasileño hay que visitarlo por narices. Es Patrimonio turístico y cultural de Brasil y escenario al que se han subido iconos como Madonna o Los Rolling Stones.

rio02

Pero cuando se esconde el sol y ya te has dado el after sun en el Hotel, toma nota de los lugares más interesantes y maricas de Río. No te pierdas los fines de semana el recorrido por las fiestas B.I.T.C.H., la Fiesta Blanca, la X-Demente, además del carnaval gay, la marcha del orgullo y el Revellón. Como antes te comentaba la calle Farme de Amoedo es el punto de encuentro de la comunidad gay, está repleta de bares, discotecas y restaurantes, y para los amantes del “cancaneo” apuntad el puesto 8 de la playa de Ipanema donde se encuentra el Coqueirao, un alto cocotero que te anuncia que te van a dar de lo bueno lo mejor. Si lo que prefieres es meterte bajo techo apunta el nombre de la discoteca más puntera The Week, la pionera Le Boy o la vanguardista Dama De Ferro. A destacar Cine Ideal, un edificio antiguo donde funcionaba un cine, los fines de semana, organiza fiestas electrónicas gay friendly, o La Cueva, local destinado a público más maduro con grandes fiestas los martes. Para vosotras también tenéis a vuestra disposición locales como Casa de Lua, La Girl o Bar Bofetada. Y si te quieres convertir en lo más salido de Río aprovechate del Star Club, que cuenta con habitaciones oscuras y shows de drag queens. Para relajarte, por decir algo, Río de Janeiro cuenta con una larga lista de saunas que cuentan con piscinas, baños de vapor, termas y espectáculos, aunque las más conocidas son las Termas Leblon, Sauna 117, la más grande de la ciudad, y Río G Spa.

Y acabamos como empezamos recordándote que en ninguna esquina de Río de Janeiro te sentirás extraño por morrearte con tu novio, eso sí, si quieres alojarte en hoteles en los que todavía te hagan sentirte más divino apunta la lista de hoteles gay friendly: Caesar Park, Golden Tulip, Ipanema Plaza, Mar Ipanema o el Hostel Beach Backpackers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *