Blog

Parejas… ¿abiertas o cerradas?

Es como pasar de comprar en una tiendita de barrio a entrar en el Primark. La oferta se quintuplica y las ganas de cambiar de camiseta, aunque la que lleves puesta te chifle, se disparan. Precisamente eso es lo que ocurre cuando Mari Jaia da el pistoletazo de salida a la Aste Nagusia y el recinto de txosnas se peta de posibilidades. Pero, alerta gorria… ¡TENEMOS PAREJA!

pareja abierta

Con este artículo, nuestra intención no es empujarte salvajemente hacia la endogamia o, moderna y finamente dicho, hacia la pareja abierta. Pero, en nuestro afán por mantenerte informada, tenemos que decirte que un estudio de la Universidad de New York que se publicará después del veranito apunta que los gays y lesbianas en parejas abiertas están, curiosamente, más unidos que aquellos que siguen en una relación cerrada.

¿Quieres más datos? Ahí te van: cerca del 40% de los hombres gays en pareja aceptan el sexo fuera de su relación, según una encuesta realizada en el Estado. No es difícil de creer: si le echas un vistazo al Grindr, que sí que lo haces, maricón, hay un montón de “ofertas” para tríos por parte de parejas o de saluditos a cargo de gente que dice tener una “open relationship”.

Dice el estudioso de Nueva York, un tal Christian Stults que ha charlado con varias parejas homosexuales para su estudio, que este tipo de relaciones, las abiertas, pueden alcanzar un mayor grado de felicidad e incluso ser más enriquecedoras que las cerradas. Añade que, a la fuerza, este tipo de bikotes tiene una mejor comunicación. De hecho, han tenido que sentarse cara a cara para diseñar ese “contrato virtual” que te permite andar de flor en flor sin poner en peligro lo que ya tenías en casa. Otro punto a favor: no engañas a nadie. Puedes tener sexo por ahí sin tener que borrar pistas y sin hacer malabarismos para que en tu móvil no aparezcan nuevos mensajes con sugerentes nombres masculinos o femeninos proponiéndote furtivos encuentros en algún descampado de Artxanda. Chico, y que tampoco te tienes que reprimir. Si pica, pues te rascas y encima sin bronca a posteriori.

Las parejas que han participado en el estudio advierten de que la cosa tampoco es tan sencilla como echar un polvete y darse la consiguiente ducha. Es fundamental establecer y pactar ciertas normas y, por supuesto, cumplirlas. Practicar sexo con protección, contarle a tu pareja si te has acostado con alguien o no, decidir si se puede repetir con el amante o mejor no reforzar lazos con nadie de fuera de casa… Son cuestiones que tendrás que debatir con tu pareja antes de lanzarte al abismo.

Al fin y al cabo, la rutina es algo que siempre llega, como la Navidad. Y lo que mantiene viva una relación, ya sea homosexual, heterosexual o como tú quieras que sea, es la sinceridad en la pareja y el respeto mutuo. El sexo es algo que se puede pactar, siempre y cuando las dos partes estén de acuerdo. De hecho, el Stults éste subraya que es muy importante que las dos personas estén convencidas; en caso de que uno de sus miembros no lo esté, el caos está asegurado: celos, inseguridades y pollos por cada una de las nuevas aventuras.

Y, como te hemos dicho antes, los eruditos afirman que otro paso indispensable es el diseño del acuerdo que te permitirá acostarte con el chulazo del gym sin tener mosqueo en el hogar. ¿Puedo ir al cine con un amante? ¿Le puedo pedir el teléfono? ¿Se puede repetir? ¿Los fines de semana se puede desbarrar?¿Me los puedo subir a casa?¿Debe mi pareja conocer a mis amantes? ¿Y mi cuadrilla de amigos? ¿Hay alguna persona vetada? ¿Qué le vamos a contar a nuestro entorno?… son sólo algunas de las dudillas que deberás pactar. Vamos, que lo de Rajoy para formar gobierno es pan comido comparado con el asuntillo que nos traemos entre manos. Pero, oye, ¿y si lo consigues y eso se traduce en una mejor vida con tu pareja? Al fin y al cabo eso es lo que dicen los estudios y, seamos sinceras, LO ESTÁS DESEANDO. De nada, amiguis.

1 Comment

  1. Iñaki

    Ya que la dejais la puerta abierta a opiniones diferentes en vuestro artículo, voy a aprovechar para eso, opinar, pero sin ánimo de sentenciar. 😉
    Creo que deberiais revisar y contrastar con más de un estudio lo que escribís y promocionáis en redes sociales antes de darle a “publicar” o “imprimir”. Vuestros lectores no tienen por qué ser solo personas interesadas en dar rienda suelta a su imaginación sexual, curiosos lgtb o personas a las que hablar en femenino les hace gracia. Me parece bien que tratéis este tema como algo que puede hablarse en una pareja sin ningún tipo de tabú, ahora, enfocarlo en este tono y de manera tan tendenciosa, pues le resta mucha credibilidad, sinceramente.
    Que cada uno viva su sexualidad y su estilo de relacionarse en pareja como quiera, sin prejuicios hacia ningún lugar, ya sea más habitual o transgresor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *