Blog

Orgyart

¿Es una sauna? ¿Es un chill out? ¿Es una casa privada? Pues sí, pero no. En Barcelona todo el mundo (gay) habla de lo mismo: orgyart, una nueva manera de ‘pasarlo bien’ en grupo. ¿Lo malo? Que no todo el mundo puede disfrutar de la experiencia.

orgyart

La iniciativa ‘orgyart’ nació hace ya un par de años en la ciudad condal, con la intención de darle una vuelta al concepto de sauna que tan bien conocen nuestros lectores. Un entorno que cuida el diseño y el arte al máximo y que sirve de escenario para morbosas orgías cada sábado noche o domingo por la mañana.

Lo más curioso (e indignante para muchos) es lo que te costará entrar: sólo pueden acceder chicos sexys de entre 18 y 50 años con “cuerpos agradables”, según los responsables de orgyart. Ellos y sólo ellos decidirán quién sí y quién no cada semana, una vez recogidas todas las solicitudes de asistencia. De entrada, descartan hombres mayores o con sobrepeso. Una vez seas aceptado, sabrás donde se celebra la orgía en cuestión.

Dentro, podrás tomarte una copita, bailar, ducharte y bañarte, sumarte a la fiesta que supone follar en grupo o ejercer de mirón. “Es como estar en el salón de tu casa rodeado de tus follamigos”, nos cuentan. Tú eliges, por lo tanto, la manera en la que quieres participar. Se ofrecen además condones a lo largo y ancho del misterioso local. ¿Que cuándo termina la cosa? Pues simplemente cuando los asistentes estén exhaustos y no puedan más.

Los domingos por la tarde, por cierto, se celebran ‘reuniones’ temáticas que pueden ir desde el piss o las zapas hasta el cuero.

Pues con esto y un bizcocho sólo nos queda ponerle velas a santa orgía para que nos traiga esta interesante y artística iniciativa hasta el botxo. Porque aquí siempre hemos mejorado lo que venía de fuera… ¿o no? Mientras, sólo lo podrás disfrutar en la bella Barna… suertudos catalanes.

Si quieres ser miembro de este ‘selecto’ club, tendrás que pedírselo a los jefes a través de la web orgyart.org (una terminación de lo más coherente), o en la página de Facebook y Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *