Blog

Operación orgullo

Llega mayo, ese mes que está entre abril y junio para los heteros e implica el mayor acontecimiento homosexual del año después de Eurovisión y la primera colonoscopia, amigas.
Miles de mariquitas llevan todo el año machacando en el gimnasio, ensayando poses en el espejo y releyendo los apuntes de “Opening” con el único fin de conseguir mojar con algún guiri en el Maspalomas Pride. Viajan a Canarias con la intención de terminar a cuatro patas, y lo consiguen siempre. Generalmente terminan a cuatro patas, borrachas y solas intentando acceder a su habitación del hotel.
El Maspalomas Pride es una fiesta que dura 15 días en la que se reúnen homosexuales de todas partes del mundo. Es la Disneylandia homosexual. Asistir a esta fiesta genera mucha ansiedad a la mariquita común, lo que nos lleva a cometer muchos errores.

orgullo

Expectativas
Crees que vas a pillar con un chulazo sueco de 1,90 que te va a echar el polvo de tu vida; pero olvidas que tu mides metro y medio de ancho y de largo, no tienes ni puta idea de inglés y tanta caspa que el sueco no va a saber si follarte o practicar el sky de fondo en tu cabeza. Eso es crearse expectativas que difícilmente se van a cumplir, amigas, lo que provoca frustración y la frustración mala leche, y maricas malas feas nos sobran, monas.

Dilación
Llevas todo el año preparándote para este acontecimiento. Eres mona, joven y chapurreas un inglés aceptable. Lo más probable es que no te comas una puta rosca. Sí amigas, ya sé que aparentemente estoy siendo contradictorio en la exposición de mis ideas, pero me escogieron por ocurrente, no por coherente.
No vas a pillar por qué te vas a pasar quince días descartando chulos, esperando que aparezca otro mejor, más alto, más guapo, pollón. Con tanto descarte es probable que termines implorando un abrazo al conserje de tu hotel el último día, amiga. Ya lo dice el refrán, más vale polla en el ano…

Atajos
Tanto gimnasio y tanto ahorro han hundido tu vida social, y todo por disfrutar de unos días en la Disneylandia homosexual. Has engrasado tu físico y tu bolsillo; pero has descuidado tu capacidad de seducción. De repente te ves rodeado de miles de maricas deseando echar un polvo y tú no tienes ni puta idea de cómo interactuar con ellas. Estás más perdido que Paquirrín en una biblioteca. Entonces sólo te queda una opción, atajar. Sí amiga, vas a acabar comiendo rabos en un cuarto oscuro y lo sabes. Y para eso no hay que hacer ejercicio, ni ahorrar, ni siquiera viajar, basta con apagar la luz y agacharse, lerda.

orgullo

Alineación planetaria
Este año, para más INRI, patrocinador oficial de Jesucristo, coincide la celebración del festival de Eurovisión con el último fin de semana del Orgullo. Esto supone una alineación planetaria capaz de hacer que se invierta la polaridad del planeta. Precaución amigas, la coincidencia de estos dos acontecimientos puede provocar motines, manifestaciones de miles de maricas desnortadas que no saben si van o vienen, tumultos, un apocalipsis zombie, que llueva brillantina, que confundas los orfidales con lacasitos, que Rebeca saque un nuevo single, que cancelen la emisión de “Mujeres y hombre y bíceps y berzas”, que… Que alguien me pare que si no van a tener que publicar la revista en papel Biblia, tías.

Segundas oportunidades
Lo más importante, queridas amigas, es que seáis conscientes de que si tenéis la mala suerte de no echar ni un mísero polvo, no se acaba el mundo. Un mes después se celebra el orgullo peninsular. Es probable que tampoco echéis un mísero polvo en Madrid, pero si la esperanza os ha hecho hacer sacrificios durante todo un año…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *