Blog

New York

Desde una óptica viajera entendida todo empezó aquí, la noche del 27 al 28 de junio de 1969 en un pequeño local del Greeenwich Village. Casi 40 años después Nueva York no renuncia a sus orígenes LGBT y el Stonewall Inn sigue abierto. Pero la jungla de cemento y luces es mucho más que eso, es la ciudad que nunca duerme, la capital mundial del éxito, el símbolo de la libertad y la individualidad, en definitiva, el lugar donde florece lo nuevo y lo instantáneo. Hay mil y una razones para dejarse caer por New York, y es que, como auténtica Meca de occidente, es casi obligatorio hacerle una visita (al menos) una vez en la vida.

newyork

West Village y Chelsea: Gay de toda la vida

El NYC gay más clásico y setentero sigue teniendo tirón. Recordando ese pasado entre la lucha y la irreverencia, el área LGBT por excelencia de la ciudad se abre al futuro y a las nuevas tendencias. Aquí, en West Village y Chelsea, se encuentran locales de día con el encanto del arcoíris, tales como Big Gay Ice Cream. Mientras caminas por sus calles no dejes de visitar las tiendas, librerías, zonas ajardinadas y todas las sorpresas que este rincón de Manhattan guarda para ti. Además próximamente se instalará un Memorial VIH/SIDA en Triangle Park. No dejes de visitar The Center, el centro comunitario LGBT de Nueva York, que además tiene cafetería y librería.

Mientras que en Chelsea podrás disfrutar de una oferta gastronómica variada, la tarde-noche será más entretenida en West Village. The Lucille Lortel Theatre o The Duplex, más cabaretero, te esperan con propuestas artísticas made in New York. Y para seguir la noche Julius, o los especialmente para ellas -no solo- Cubbyhole (decoración original) o el Henrietta Hudson. Y como no, nuestro queridísimo Stonewall Inn, a quien cuando menos deberás dedicar un momento de reflexión, y por supuesto, un merecido trago. Cheers to us!

newyork

New York, New York

Es improbable que cruces el Atlántico solo para conocer lo más in del ambiente LGBT, por lo que te proponemos un recorrido que sería un crimen que no realizaras. Entre los musts neoyorquinos se encuentra, cómo no, la Estatua de la libertad situada en Liberty Island y a la que accederás en ferry. Más allá del valor simbólico del monumento, quedarás maravillado por las espectaculares vistas que ofrece, pudiendo observar desde el puerto de Nueva York hasta Nueva Jersey.

Situado en el corazón de Manhattan el Empire State Building es otra de las visitas obligadas, su icónica forma representa el poder de los rascacielos en la ciudad y en América, y las vistas que ofrece el observatorio seguro que te darán juego para más de una selfie. Pero no todo van a ser estructuras de cemento y alturas, NYC es mucho más. Claro ejemplo de ello es el archiconocido Central Park. En medio del aparente caos urbano descubrirás fauna y flora dispuesta a interactuar contigo, si te tomas unos minutos. El memorial a John Lennon, la estatua de Alicia en el País de las Maravillas… camina por sus más de 340 hectáreas y descubre los secretos que guarda para ti este parque abierto en 1857.

Entre tus paseos es mejor que no olvides lugares como Times Square, y sus conocidos letreros (ahora pantallas) luminosos, acercarte para ver el skyline de Manhattan desde Dumbo, Brooklyn o disfrutar del pintoresco South Steet Seaport en Manhattan y que a su vez ofrece unas vistas ideales de Brooklyn y, especialmente, de los fuegos artificiales si tienes la suerte de estar un 4 de julio. Adicionalmente, la imponente Catedral de St. Patrick de estilo neogótico es digna de una visita que ponga el broche de oro a nuestro viaje.

newyork

Museos y espectáculos

La ciudad de los rascacielos es también una de las ciudades de los museos, la mayoría situados en las inmediaciones de la Quinta Avenida. No pierdas el tiempo y acércate al inagotable Metropolitan Museum (MET), dónde esperan obras de artistas de la talla de Monet o Van Gogh. El MoMa, museo de arte moderno, por su lado es un espléndido espacio donde disfrutar de obras como ‘Gold Marilyn Monroe’ de Andy Warhol o ‘Las Señoritas de Avignon’ de Picasso. Y cómo no, un/a visitante de Bilbao no puede dejar de saludar a nuestro primo-hermano Museo Solomon R. Guggenheim, que al igual que el bizkaino destaca especialmente por su vanguardista arquitectura, sobre todo si tenemos en cuenta que el edificio data de 1959.

Cuando la tarde da paso a la noche y los museos cierran, las luces se encienden y Broadway, la calle de los espectáculos, levanta el telón. Entre tiendas y letreros luminosos los grandes teatros neoyorquinos ofrecen sus mejores galas y propuestas, más de 150 distribuidas de más mainstream a menos: On-Broadway, Off-Broadway y Off-Off-Broadway. Entre los musicales del On-Broadway más conocidos están ‘The Lion King’, ‘The Phantom of the Opera’, ‘Aladdin’, ‘Les Misérables’ o la irreverente ‘The Book of Mormon’, por citar solo algunos de ellos. La música no acaba con el teatro ya que NYC es uno de los epicentros mundiales de los grandes tours del pop y el rock internacional. El Madison Square Garden, además de acoger emocionantes partidos de basket, es sede habitual de Beyoncé, Britney, Madonna, Adele o Ariana… comprueba quién actúa cuando vayas y desmelénate viva por una noche.

newyork

Nuevos horizontes LGBT

Es Hell’s Kitchen y Theatre District (Broadway) el nuevo paso en la expansión de la cultura firendly en la ciudad. Allí se encuentra el primer hotel gay neoyorquino, The Out NYC que además cuenta con una amplia variedad de ofertas para clientes y no clientes como The Spa at The Out.

Como ya hemos reseñado, en Theatre District una selección de espectáculos te espera, pero si tu plan es más de ambiente, hay además una oferta específica de representaciones de potencial interés para el colectivo. Vayas o no al teatro, te recomendamos una bebida sencilla o elaborada en Therapy que es más de hablar que de bailar. Justo al revés que Industry Bar, situado al lado, y que ofrece las primeras coreografías de la noche. Para rematar con un toque Drag, por qué no acercarse al 54 Below.

Los nuevos espacios LGBT se expanden incluso más allá, con Northern Manhattan y su Fort Tyron Park, Williamsburg y su divertido The Music Box como gay bar principal y Jackson Heights y el bar Metropolitan como puntas de lanza. Esta diversificación de los lugares en los que lesbianas, gays, bisexuales y transexuales son bienvenidos/as es una señal inequívoca de que New York es, cada vez más, una ciudad inclusiva y respetuosa de su vibrante diversidad. A disfrutarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *