Blog

La Prohibida

La Prohibida es una de las travestis más influyentes y conocidas del estado aunque nunca fue esa su pretensión. Está grabando su cuarto álbum y no para. En esta entrevista nos cuenta que tiene demasiado trabajo y que está un poco saturada. Pese a ello, habla muy bien de nosotros y además nos visitará en el BILBAO PRIDE de este año. Teníamos muchísimas ganas de poder hablar con ella porque la queremos y porque sabemos que os encanta. Aquí os dejamos la entrevista de La Prohibida:

BLUE.- ¿En qué momento crees que se encuentra el “mundo travesti” en España?

La Prohibida.- Creo que el mundo del travestismo en España está muy bien. Todo depende de cómo te lo montes… Yo he tocado muchos palos, desde despedidas de soltero al cabaret, y a las fiestas de pueblo. Igual que muchísimas compañeras que han trabajado también en televisión, en teatro… Todo depende de lo que inviertas, y también de tener una cierta perspectiva empresarial, es decir, saber ir haciendo lo que mejor te funcione, ir tirando por lo que se te da mejor. En mi caso he tenido que invertir mucho esfuerzo y mucho trabajo para llegar a ser lo que soy.

B.- ¿Algún consejo para las travestis que están empezando?

L.P.- Yo creo que cada artista sabe lo que le gusta y eso es precisamente lo que tiene que hacer, decantarse por lo que le apetece y por lo que le gusta. El travestismo no te define como artista, es una forma de presentarte pero luego tú haces lo que quieres, no es un género en sí mismo. Dentro de lo que es el travestirte tienes muchas posibilidades, desde organizar fiestas a hacer un obra de teatro. El abanico de posibilidades lo puedes ampliar hasta donde tú quieras o puedas.

B.- Sabemos que te gusta Bilbao y que vienes a menudo. ¿Qué opinión tienes de nuestra ciudad y de nosotros?

L.P.- A Bilbao llevo viniendo muchos años, es una de mis ciudades favoritas. Los vascos me gustan, sois muy fiesteros, tenéis una forma de divertiros muy especial, el vasco es muy “disfrutón”, creo que sabe beber, es muy civilizado; aunque esté muy alegre, o muy borracho incluso, sabe comportarse. Yo he estado travestida en la Semana Grande de Bilbao con todo tipo de gente a mi alrededor y me he sentido completamente parte de la fiesta a pesar de llevar una apariencia un poco sofisticada. No es que quiera conseguir votos para ninguna concejalía pero es la verdad, me gusta mucho Euskadi y de hecho tengo sangre vasca, lo conozco de toda la vida y es parte de mí.

B.- No es fácil tener éxito dentro de este mundo y tú lo has conseguido. ¿Cuál crees que puede ser la clave?

L.P.- Mira no lo sé, no hay una clave para el éxito, si no todo el mundo lo tendría… Pero si la hubiese estaría relacionada con hacer lo que realmente te gusta, no pretender nada más que lo que realmente te pide el cuerpo y tu espíritu de artista pero teniendo en cuenta cuáles son las limitaciones porque eso te da la clave.

B.- ¿Cómo se lleva ser una de las travestis más conocidas e influyentes de España?

L-P.- Yo realmente nunca he querido ser ni influyente ni famosa, lo que sí que he tenido muy claro es que siempre he querido hacer lo que me apetece, lo que me gusta y lo que realmente me llena. Si he llegado a ser influyente o popular ha sido una consecuencia pero no una finalidad.

B.- ¿Qué reflexión haces del aumento de las agresiones contra nuestro colectivo últimamente en España?

L.P.- A mí me gusta ver el vaso medio lleno y pensar que estamos en retroceso es absurdo, estamos avanzando y a pasos agigantados. Hay una relación muy estrecha entre la visibilidad y las agresiones. Cuando alguien es más visible, más sensible es a una reacción. Ya sea a favor o en contra. Antes la gente se cortaba más, que ahora se corten menos lleva a que haya más riesgo de agresión pero eso no quita para que se haya avanzado mucho. Simplemente el hecho de que las personas, las relaciones y las realidades sean cada vez más visibles es un signo de cada vez está todo más normalizado. Las agresiones son el síntoma de la visilización, no de la realidad social. Por suerte nos protegen las leyes y después de cada agresión suele venir la detención y el juicio al agresor.

B.- ¿Y en el resto del mundo?

L.P.- En cuanto al mundo es una progresión lógica de la situación social de cada país, aquí tampoco estamos igual que hace 20 años. Cada uno evoluciona al ritmo que puede pero se está evolucionando. Aún así no hay que bajar la guardia y hay que recordar lo que hemos pasado para no repetir los mismos errores.

B.- ¿Qué le dirías a la gente que piensa que ya no tiene sentido seguir celebrando El Orgullo?

L.P.- Hay que celebrarlo porque hay que seguir reivindicando. Todavía hay partidos políticos que votan en contra de nuestros avances. Sigue habiendo una parte de la sociedad que nos agrede, que nos cuestiona y que tiene prejuicios. El día que no haya que celebrarlo por estos motivos será genial y lo seguiremos celebrando porque es una fiesta súper divertida y súper chula.

B.- ¿En qué momento se encuentra tu carrera? ¿Qué planes tienes?

L.P.- Ahora mismo estoy como muy ocupada, muy estresada, no estoy muy feliz con mi vida. Después de sacar un disco nunca sabes lo que va a pasar pero cuando este trabajo gusta te empiezan a salir giras y trabajos… Además yo tengo mucho trabajo en latinoamérica y se me junta con el trabajo de España y mi faceta de organizadora de eventos, los festivales… ¡todo! Y acabo deprimiéndome un poquito porque no tengo vida. Así que voy a dar un parón este verano y en Septiembre empiezo a retomar mi actividad y continuar con la grabación de mi cuarto álbum, pero creo que voy a seleccionar un poquito más los trabajos porque no puede ser que el trabajo te quite la vida. Para mí lo más importante es ser feliz y hacer lo que te pide el cuerpo y a mí ahora mismo el cuerpo me pide hacer un parón para que no pase como otras veces que he acabado con mucho estrés y al borde de la depresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *