Blog

La Ley LGTBI sobre la mesa del Congreso

Sabemos que la Ley que acaba de echar a andar en el Congreso es buena para el colectivo LGTBIQ. ¿Por qué? Pues porque los dos únicos políticos que votaron en contra de tramitarla fueron el homofobísimo Jorge Fernández Díaz (sí, el exministro del chivatazo) y un diputado navarro (de UPN, of course). Eso quiere decir que la norma va por buen camino. Y que quede claro: durante el World Pride Madrid, el PP prometió apoyar su tramitación… pero, una vez más, la promesa se quedó en el tintero, y el partido de Javier Maroto decidió abstenerse. Retratadas quedan, sus señorías.

Además de haceros reir o daros nuevas ideas de cómo vivir vuestra sexualidad, en BLUE nos encanta instruir. Así que hemos resumido los puntos más importantes de la Ley LGTBI que los políticos españoles deben discutir en los próximos meses. Que os aproveche la lectura:

• Combatir la homofobia en el ámbito educativo

La Ley propone modificar textos en los libros de primaria y secundaria, para que recojan la diversidad sexual, de género o familiar.
Bien es sabido, que “maricón” o “lesbiana” es un improperio muy utilizado en los patios de escuela. Esta Ley busca atajar o minimizar estos ataques homófobos protagonizados por adolescentes.

• Formación para las Fuerzas de Seguridad del Estado

La Ley busca que las distintas policías del Estado puedan detectar e identificar las agresiones homófobas. Que entiendan distintos aspectos relacionados con la orientación sexual o la identidad de género, y que no pogan cara de poker cuando vayamos a poner una denuncia tras una agresión.

• La transexualidad no es una enfermedad

Con esta nueva normativa, se quiere erradicar la transexualidad como enfermedad. La Ley habla de “derecho de autodeterminación” de las personas, y asume el término “disforia de género”.

• Prohibe las terapias de reversión

Estas prácticas, que aún se llevan a cabo, defienden que la homosexualidad es una enfermedad que sí tiene cura. La Ley busca prohibirlas y desacreditarlas.

 

Actualmente, dos mujeres deben estar casadas sí o sí para que el bebé que ambas tengan lleve el apellido de las dos, algo que no ocurre en las parejas heteros. La Ley busca también cambiar esto, y que todo sea un poco más igualitario.

Hay muchos más aspectos, pero tendrás que leertelos tú solito/a. En BLUE seguiremos muy atentas a todo lo que ocurra con este texto que, seguramente, introducirá importantísimas modificaciones antes de ser aprobado. Te informaremos, dalo por seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *