Blog

Joseba Solozabal

Entramos en su ‘casa’, en los estudios de Telebilbao, y pillamos a Joseba Solozabal grabando publicidad. Mientras esperamos en la sala de invitados, durante veinte minutos, sólo escuchamos su cálida voz, un instrumento con el que nos conquistó de ‘txikis’ desde las ondas y que todavía hoy nos acompaña en La Kapital. Es el comunicador más popular de Bizkaia, pero no se prodiga en los medios. Alega que su sitio está en la silla del entrevistador, pero BLUE ha conseguido arrebatarle el trono y charlar con él durante cerca de media hora. De Joseba nos llevamos su exquisita educación, su saber estar y algún que otro consejillo: ‘Vivo cada vez más el presente, no me importa lo que haya en el horizonte’, dice el presentador. Un placer, maestro. El equipo de BLUE se suma además a las bellas palabras de Joseba sobre Iñaki Azkuna. Esta entrevista va por ti, alcalde.

joseba

B.- Esta entrevista es una exclusiva en toda regla, es muy raro verte en el lado del entrevistado…

J.S.- Yo soy un trabajador, a mí me gusta estar entrevistando, que es mi sitio, lo otro no… Cada vez que me han llamado de un sitio, que me han llamado muchas veces, te jode decir que no, pero a mí que cuesta mucho. Una vez, una persona superconocida de la tele me dijo: “Que la gente sepa de ti lo que se ve por la pantalla”. Eso sí, cuando me siento con alguien no tengo problema, a mi no me gusta que me pongan trabas, así que yo tampoco las pongo.

B.- Cuando era pequeño solía verte en la tienda de chucherías que tu ama tenía en Deusto ¿Qué relación guardas con el barrio?

J.S.- Me fui de Deusto muy pronto. Mis amigos, mis cosas, siempre han estado en Bilbao. Mi cuadrilla era de Bilbao, empecé a trabajar aquí, salía por Bilbao… Todos mis hermanos tienen cuadrilla en Deusto. Yo paso por allí a ver a mi madre o en Navidad, cuando quedo con mis hermanos o mis primos. Yo soy de Bilbao, Bilbao.

B.- Eso lo demostraste con creces durante la Aste Nagusia en la que fuiste pregonero…  ¿Cómo pudiste compaginarlo con un programa en directo?

J.S.- Pues trabajando mucho, con un equipo estupendo, con gente que me ayuda muchísimo y con un rollo personal y humano que es bueno. Trabajamos mucho y dormimos poco, así que como tengas un mal rollo con alguien, ya te mueres.

B.- Lo que trasciende de la pantalla, desde luego, es que sois una gran familia…

J.S.- Yo llevo aquí 27 años, 21 de ellos en Telebilbao, y nunca me ha tocado gente horrible. He tenido suerte, he trabajado con gente muy profesional, con compañeros estupendos, y mantengo relación con prácticamente todos los que han trabajado conmigo. Y eso es para mí muy importante, porque yo soy muy especial, soy raro y muy exigente. No es fácil mandar y a mí siempre me ha tocado dirigir lo que hago, con lo cual me ha tocado mandar.

B.- Y  cómo dirías que es trabajar contigo?

J.S.- Yo creo que hay que cogerme el punto, y después ya es más fácil. Yo explico mucho cómo quiero las cosas. Creo que llevo un ritmo excesivo a veces, yo lo haría todo para ayer, y llevarme el ritmo a veces puede no ser fácil. Pero no soy desleal, ni falso, ni clavo puñaladas traperas, ni trato a mis compañeros como empleados. Yo soy uno más y trato de dar ejemplo.

B.-  ¿Adicto al trabajo?

J.S.- Mi trabajo me encanta, pero respiro mucho y hago muchas cosas más. Me gusta mucho mi tiempo libre, la vida no puede ser sólo la tele, estaría perdido.

B.- ¿Y cómo es un día de Joseba sin trabajo?

J.S.- Me pasa muy poco el hecho de levantarme por la mañana y no tener que ir a trabajar. Pero yo más que los días libres, busco los espacios libres, los momentos para mí. Todos los días tengo un espacio para mí, lo necesito.

B.- En vacaciones, ¿viajas?

J.S.- Sí me gusta viajar, pero no me gusta irme a un sitio muchos días seguidos. Soy muy complicado con las maletas, si me voy a un sitio muchos días tengo que llevármelo todo, es horrible… Me gusta ir poquitos días y volver.

B.- La Kapital lleva ya más de 2.100 programas. ¿Cómo se lleva ese peso?

J.S.- Pues siendo muy mayor (risas). Miro hacia atrás y veo muy buenos momentos, he conocido gente maravillosa, he hecho muchos amigos, tengo relación con casi toda la gente que he entrevistado, porque me da pena que una entrevista se termine y se acabe todo. Todo el mundo a quien entrevistas tiene algo que enseñarte, si crees que lo sabes todo estarías perdido.

B.-¿Y no te apetece probar otros formatos? ¿Cómo afrontas tu futuro televisivo?

J,S.- Ui, mi horizonte es mañana por la mañana. Mira, estos dos meses he acudido a dos tanatorios y a seis funerales de gente no demasiado mayor. Cada vez voy viendo más que la vida es lo que uno hace, es un día a día, que decir ‘te quiero’, ser bueno, ser tolerante y solidario, no es una cosa que tengas que hacer el año que viene, sino en este momento. Vivo cada vez más el presente, y no tengo interés en saber ni me importa ni me afecta, el horizonte.

B.- Una de tus grandes virtudes es lograr llevarte el invitado siempre a tu terreno. ¿Cómo se consigue?

J.S.- Si tú me invitas a tu casa, yo pienso que me vas a tratar bien. Entonces, ellos vienen a mi casa a contarme cosas. Yo procuro escuchar, miro mucho a los ojos del invitado. Procuro saber exactamente en ese momento cómo es y que esté a gusto conmigo, y para eso hay que tener la capacidad de saber que la persona que viene a una entrevista no viene a que te luzcas tú, viene a que se luzca él. Viene a que le escuchen a él, a mí ya me tienen muy visto.

B.- Cuando te dicen que vas a entrevistar a alguien “borde” o “petardo”, ¿cómo lo afrontas?

J.S.- Es que no soy mucho de hacerme ideas preconcebidas. Como yo sufro mucho eso, no quiero hacerlo con los demás. Yo voy completamente virgen y no me dejo llevar por lo que me hayan contado, porque sino ya voy predispuesto. Si es borde o es amable quiero descubrirlo yo. Y también te diré que el invitado puede ser borde un día en un sitio y al día siguiente conmigo no. Yo creo que, en el fondo, todos somos amables, bordes, divertidos, aburridos, simpáticos, desagradables…

B.- ¿Quién se resiste a pasar por el sofá de La Kapital y cuál ha sido tu invitado más especial?

J.S.- Mira, en todos estos años, la única persona que me dijo que ‘no’ fue José María Aznar. Y me hubiera gustado entrevistar a Rocío Jurado, que la conocí, pero no vino a Bilbao. En cuanto al invitado más especial, al que más veces he entrevistado, el alcalde Iñaki Azkuna. Es el que ha sido más generoso, divertido, irónico conmigo y al que le ha dado momentos que él no ha dado a nadie. Y eso se lo agradeceré toda la vida.

B.- ¿Cómo tenemos que recordar a Iñaki Azkuna?

J.S.- Como un hombre auténtico, sincero, directo, bilbaíno, amante de las cosas de la vida, como un hombre generoso, muy directo en las cosas. Siempre iba de frente, siempre te decía lo que pensaba en cada momento y no era nada gratuito en los afectos. Mi vida personal y profesional ha estado marcada por muchas cosas, y por él también. Iñaki ha sido un referente para mí, en lo personal y en lo profesional.

1 Comment

  1. inyigo

    Un hombre muy inteligente, y en efecto, bastante desconocido. A veces he lamentado que sea tan poco conocido fuera de Bizkaia, y tambien en cierto modo que siendo tan familiar para los vizcainos sea a la vez tan poco conocido en su vida personal. Pero su vida, claro, es suya. No se me ocurriria que hiciera un reality como Maria Teresa Campos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *