Blog

HeteroFlexibles

Aunque ellos se afanan en hacer ver que sus apetencias sexuales momentáneas forman parte de su modernismo sexual, los heteroflexibles, heteros deseosos de sexo con hombres, son cada vez más y se convierten en auténticas máquinas sexuales cuando a su vera cae un igual. Las situaciones se suelen repetir, cenas de empresa, salidas del gimnasio…esos momentos en los que muchas veces el alcohol diluye los complejos o en los que las endorfinas juegan una batalla a muerte con el sentido. La verdad que son una auténtica “chuche” para nosotros, en la mayoría de los casos se disfrazan de exploradores dispuestos a llegar a parajes sexuales por explorar, otras veces se disfrazan de mojigatos, que también pone mucho, y otras de recién llegados, cuando saben más que muchos de nosotros, en resumidas cuentas una maravilla para nuestros sentidos. Eso sí, nunca os enamoréis de ellos, siempre acaban “reculando” de sus promesas en el lecho.

heteroflexible

Aunque ellos aseguran ser heterosexuales de los de siempre, de los de novia de toda la vida y machotes en sus foros más cercanos, ellos tiene el arrojo de definirse como hombres que en su vida cotidiana intiman con personas del sexo opuesto pero que a veces también lo hacen con personas del mismo sexo, algo difícil de explicar, pero les otorgaremos el beneficio de la duda, tampoco les va mal el calificativo de viciosos.

Los “heteroflexibles” mantienen ocasionalmente relaciones íntimas con personas de su mismo sexo y por supuesto sin que sus parejas lo sepan, su objetivo es tener aventuras pasionales sin compromisos, ni de ataduras emocionales ni obligaciones de pareja con estos amantes varones, aunque el en fragor de la batalla y tras haberse fumado un pitillo, suelen incurrir en frases del estilo de “lo tuyo y lo mío podría funcionar”. Ellos son esos hombres que con el carnet de heterosexual en la cartera y con la intención de conservar su identidad sexual, están abiertos a los placeres homosexuales cuando la circunstancia lo permite.

Son encuentros que suelen caracterizarse por la presencia de alguna fiesta e incluso de alcohol, elemento que ayuda a la desinhibición de la persona. Según los expertos las prácticas homosexuales de los heteroflexibles son casuales y se dan “dentro del armario”, por lo que estas personas suelen llevar una doble vida. No obstante, ellos niegan rotundamente ser gays reprimidos, ésta es una máxima que niegan sin perder un solo segundo, es como si se les marcase con una estrella como en la época nazi, en la cama no ponen problemas pero no quieren ni oír hablar de esa etiqueta.

Aunque los sexólogos aseguran que la heteroflexibilidad podría entenderse como un grado de bisexualidad, éstos añaden que no tiene por qué ser así necesariamente, en el caso de la bisexualidad se trata de una inclinación sexual, la persona bisexual desea a ambos sexos por igual y sus relaciones no son furtivas ni dentro del armario, sin embargo los heteroflexibles, por su lado, no acostumbran a enamorarse de sus amantes del mismo sexo ni son fieles, así que insistimos si te dicen que se han enamorado de ti, huye.

Según ellos cuando se lanzan a la sauna o al grindr, no es más que para dar respuesta a sus necesidades de relaciones esporádicas con personas del mismo sexo, muchos se consideran heterosexuales con urgencias homosexuales. Metidos en la cama tiene sus propios gustos, aunque al final pasan por cualquier tipo de aro, en principio a ellos les gusta penetrar, incluso que su amante le practique sexo oral pero en principio nada de besos entre ambos.
A su vez existe la homoflexibilidad, nos referimos a aquellas personas asumidas como gays o lesbianas y que mantienen relaciones sexuales con personas del sexo opuesto. Explican los sexólogos, que en ocasiones son fantasías que finalmente se cumplen. Heteroflexibilidad, bicuriosidad, homoflexibilidad… todos estos y muchos más son nuevos términos que surgen con la evolución del ser humano, con el paso de los tiempos se van adquiriendo  nuevos papeles en el campo de la sexualidad. Surgen así otros tipos de relaciones, de categorías y de significados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *