Blog

Eduardo Casanova

Es un chico extrovertido, atrevido y trabajador. Eduardo rodó Pieles con tan solo 24 años y ya se atreve a decir que quiere morir dirigiendo. Su ópera prima trata de hacer reflexionar al espectador, presentando gentes físicamente diferentes. Una película rompedora y atrevida que cuenta con la colaboración de Alex de la Iglesia, Jon Kortajarena o los compañeras de Edu en la serie Aída, como Carmen Machi, Secun de la Rosa o Ana Polvorosa. En el elenco también encontramos a Itziar Castro o Macarena Gómez.  En la Revista Blue ya hablamos hace meses con Lle Godoy, otro joven artista que deslumbra gracias a su diferencia física. Gran amigo del  joven director de cine, al bizkaitarra Lle Godoy también lo veremos en Pieles.  En fin, que la película promete y tenemos la oportunidad de disfrutar de sus creadores en el Fant, porque Eduardo Casanova se ha encargado de inaugurarlo este día 5 de Mayo en el Teatro Campos.

BLUE.- ¿Qué te inspiró?

Eduardo Casanova.- Mi intención era hablar de lo que me preocupaba y perturbaba. Yo siempre he tenido una extraña obsesión con la gente físicamente diferente y la mejor forma de indagar en ello era hacer una película. Cuando yo digo diferente  me refiero a lo que la sociedad entiende como diferente, porque creo que no hay nada normal. Todo es subjetivo… Pieles no es una película que habla solo de las diferencias físicas, habla de personas que luchan por ser como ellos quieren ser, tanto si son horribles como si no lo son. Pieles es una película de personajes que ahondan en lo más profundo de lo humano y que intentan defender lo que son como buenamente pueden. En el lugar donde ellos encuentran la felicidad puede que otros solo vean horror. La diferencia física en mi película es una metáfora de lo que la sociedad entiende por diferente de forma interna.

B.- ¿Cómo trata la sociedad a este tipo de gente?

E.C.- Se trata de algo que la sociedad no entiende o con lo que no está de acuerdo, la gente se revuelve en estos casos. Y creo que lo hace solamente por miedo a lo diferente o por miedo al cambio. Y creo que cualquier cambio, en general, resulta complicado.

B.- Acabas de cumplir 26 años, ¿Cómo está el mundo cinematográfico para los jóvenes creadores como tú?

E.C.- En mi caso muy bien. No puedo decir lo contrario. Rodé pieles con 24 años. Pero no sería justo juzgar la situación solo por cómo me va a mí. Creo que hay jóvenes con mucho talento y que la industria debe respaldar. Deben permitir de una vez el relevo generacional.

B.- ¿Te consideras un afortunado?

E.C.- Sí, un súper afortunado.

B.- Tras terminar la etapa en “Aída” te volcaste en cortos como “Jamás me echarás de ti” o “Eat my shit”. ¿Cómo te sientes en este punto de tu carrera?

E.C.- Siempre he hecho lo que he querido hacer, me considero un afortunado en general. Cuando he querido dirigir, pese a que fuera complicado, lo he conseguido.

B.- El año pasado las agresiones homófobas han tenido más repercusión que nunca, no sabemos si porque han aumentado o porque ahora se les da luz. ¿Crees que hay más homofobia hoy en día?

E.C.- Bueno, yo no sé si ha habido más agresiones o que ahora se están denunciando más. Esto puede ser muy positivo o muy negativo. Sería positivo si , siendo las mismas agresiones o incluso menos, ahora se denuncian más y tienen más repercusión mediática. En cambio, si las agresiones han aumentado lo veo muy negativo. Agredir a alguien, por nada, es algo negativo siempre. Yo creo que la libertad es algo por lo que siempre se ha luchado y se debe seguir luchando pero mucha gente tiene miedo y por su miedo coarta la libertad de los demás. Lo único que tengo que decir a esto es que la única lucha será siempre seguir siendo libre y seguir haciendo lo que crees que debes hacer.

B.- ¿Te han discriminado alguna vez por tu sexualidad o por el papel de Fidel en Aída?

E.C.- Yo creo que a mí y a todos nos han atacado. Pero he sido una persona que ha hecho lo que ha querido siempre. Yo nunca me quedo con el ataque sino con mi respuesta y mi respuesta siempre ha sido seguir haciendo lo que he querido. Me lo tomo como una guerra, no hablo de la homosexualidad, hablo de todo lo demás. Aún así, este tipo de ataques no están en mi vida. Tengo la virtud, si es que es una virtud, de saber escuchar solo lo que me interesa. He ido haciendo lo que quería, he actuado, he escrito, dirigido, rodado… y todo lo que no me ha  interesado no lo he escuchado.

B.- ¿Conseguir sacar adelante una película como PIELES siendo tan joven es solo mérito tuyo?

E.C.- No hombre, no solo mío. Me lo he currado mucho, eso sí, he trabajado mucho. Pero hay un momento en el que tienes que convencer a otras personas de que PIELES es una película que se tiene que hacer. Y luego el arropo de los productores, Álex de la Iglesia, Carolina Bang y Kiko Martínez o de actores importantísimos de este país hacen que el proyecto sea aún más jugoso. Y todo suma desde luego.

B.- ¿Qué mensaje quieres hacer llegar al espectador?

E.C.- Yo no quiero hacer llegar ningún mensaje. Es una película reflexiva que ves y sacas la opinión que quieras. No quiero decir a la gente haz esto o lo otro, sé tú mismo, esto es bueno o malo… No va de eso Pieles, es una película de la que tú puedes sacar tu mensaje y opinión personal sobre el comportamiento humano. Ésa es la única reflexión que tiene.

B.- ¿Quieres seguir haciendo cine?

E.C.- Sí, desde luego.

B.- ¿Tienes algún  nuevo proyecto entre manos…?

E.C.- Ahora mismo estoy escribiendo mi próxima película que se llama La Piedad. Ahora hago esta pausa para hablar contigo o para hacer alguna otra entrevista pero me paso el día en mi casa escribiendo, intentando sacar mi guión adelante. Escribir es una cosa complicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *