Blog

Comyce, ¡fuera complejos!

Hasta hace poquísimo, sólo las billeteras más abultadas podían permitirse el lujo de acometer un tratamiento estético que pusiera remedio a esas pequeñas cositas de nuestro cuerpo que nos acomplejaban enormemente. Los tiempos han cambiado, y el uso de la depilación láser o el botox están a la orden del día. Nuestro médico de cabecera, el doctor Jesús Colina de la clínica Comyce, nos desvela qué retoquitos se hacen los bilbaínos y cómo la tecnología ha reducido enormemente las incomodidades de someterse a un tratamiento estético.

BLUE.- La oferta de la clínica Comyce es amplísima. ¿Cuáles son los tratamientos más demandados por los bilbainos y bilbainas?

JESÚS COLINA.- Hoy en día, en las franjas de edad más jóvenes predominan los tratamientos corporales, sobre todo la depilación laser,  anti- celulíticos o de remodelación corporal. Según se van cumpliendo años se va compensando la proporción con los tratamientos faciales como láseres, rellenos de arrugas o el uso del botox. En edades más avanzas, son precisamente estos tratamientos los que acaban predominando.

B.- Hasta hace bien poquito, los hombres hemos sido reacios a este tipo de tratamientos… ¿Con qué nos atrevemos?

J.C.- En hombres jóvenes, sobre todo depilación láser y en los de mediana edad aparece ya el bótox. Los hombres siempre han estado muy frenados por miedo al dolor y a la sobrecorrección, pero eso es algo que hoy en día está superado con las cremas anestésicas y las técnicas actuales.

B.- ¿Tienen las modas mucho que ver a la hora de elegir tratamientos?

J.C.- No es una cuestión de modas, sino de popularización de los que obtienen mejor resultado y son más previsibles. Es verdad que alguna vez aparecen tratamientos que generan falsas expectativas para crear demanda, pero desaparecen muy pronto. Sólo permanece en el tiempo lo que funciona de verdad. Otra cosa son las tendencias. Hace años se reclamaban labios más voluminosos, cambios más exagerados. Hoy en día las correcciones son más sutiles y progresivas.

B.- ¿Qué famosos son los más imitados por los vascos?

J.C.- Imitados, ninguno. Los clientes sí nos hacen comentarios de quién les gusta o quién les horroriza para que tengamos claros sus gustos, pero en general, y más aquí, lo que se busca es lo que no se nota, la naturalidad.

B.-  Sobre la depilación láser, cada vez son más los hombres que se animan. ¿Cuáles son las principales novedades en este campo?

J.C.- La depilación con láser es un tratamiento muy asentado. Hay que poder ofrecer la posibilidad de trabajar con láseres distintos en función del tipo de pelo, de la zona a tratar, de la época del año. Ninguno es el mejor para todo. Probablemente a corto plazo vuelva a ser un tratamiento exclusivamente médico como ya ha ocurrido en Francia.

B.- ¿Cuáles dirías que son las ventajas que la clínica Comyce ofrece con respecto al resto?

J.C.- La personalización, la búsqueda de la fidelización que obliga a evitar falsas expectativas y a elegir el tratamiento que más se ajuste a las necesidades de cada uno… Nos preciamos de tener una clientela muy fiel que recurre a tratamientos periódicos que vamos consensuando entre las dos partes.

B.- ¿Cuáles dirías que son los beneficios personales de acometer un tratamiento estético?

J.C.- Sin duda, el principal es el de la mejora de la autoestima, pero también es muy importante inculcar el concepto del cuidado de nuestro cuerpo por la mejoría clínica que aporta en aspectos como la fotoprotección, cuidado del peso, evitar factores de envejecimiento prematuro como el tabaco…

B.- Por último, hablemos de dinero. ¿Cuánto cuestan los servicios más demandados en su clínica?

J.C.- En tratamientos faciales el intervalo va desde los 100 euros hasta los 500 euros. Cada uno puede ir regulando su gasto. Lógicamente cuantos más tratamientos se lleven a cabo mayor será el coste, pero se hace siempre un presupuesto desglosado con todas las opciones para que cada uno decida lo que quiere hacerse. Hay que entender que no se trata de hacer un desembolso puntual muy alto, sino una inversión más ajustada pero más progresiva en el tiempo en función de las posibilidades y preferencias de cada uno.

 

La clínica Comyce está en la calle Doctor Achucarro 10, 1º Izq, en Bilbao
Número de teléfono: 94 411 140
Página web: www.comycebilbao.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *