Blog

Comer y follar… ¡todo es empezar!

Lo hemos visto en decenas de películas y sabemos que incluso los romanos lo hacían, pero, chica, siempre nos da algo de pereza usar cositas de comer en nuestro sofá, cama o allá donde practiques tus guarreridas más salvajes. Bueno, pereza y trabajo, porque como usemos la clásica nata en un momento de calentón lo de la limpieza puede convertirse incluso en motivo de mosqueo parejil. Aún así, hemos querido reunir unos cuantos alimentos que deberías tener en la nevera… por si la cosa se pone calentita. No pierdas ripio:

Las Frutitas
En este pack el sabor es el que manda. Te recomendamos que elijas una fruta fresquita como la naranja, el melón o el melocotón (no te líes con el kiwi o los plátanos, no es lo mismo). Usa la fruta troceada como chupete y recorre con ella el cuerpo de tu afortunada pareja. Puedes degustar sus zonas erógenas, por delante y por detrás, y probar a mezclar sabores. Advertencia BLUE: recuerda que la fruta deja rastro…

frutas

Las Verduritas
Has mirado ya todos tus cajones y no aparece el dichoso consolador? Nonti preocupare, siempre nos quedarán los cajones de abajo en el frigorífico. Pepinos, zanahorias, calabacines o incluso un fuet, que no es verdura pero no pasa nada, pueden ayudarnos a improvisar un sabroso y original consolador. ¿Quién no ha jugado a la zanahoria con su pareja alguna vez? ¿Y quién no ha mirado con interés golosón a un calabacín al entrar en la frutería? Anímate, límpialos y lubrícalos… Son saludables y fresquitos…

verduras

El Chocolatito
Es el rey de la fiesta. Con o sin nata, el chocolate ha sido el alimento más usado en pelis y generaciones pasadas. Los sex-shops nos ofrecen un cargamento de objetos hechos en chocolate para que añadamos placer a la escena en cuestión. ¿Qué solo tienes de tableta? Hija, pues mételo en el microondas (cuidadín con la temperatura) y pringa a tu pareja para, acto seguido, limpiar su cuerpo a base de lametazos. ¿Qué tienes algún que otro yogurt de strazzatela? Pues también te vale, claro que yes. Oye, y si quieres hacer un completo puedes derretir algo de choco y meter la fruta antes mencionada en el pack. Recomendación BLUE: hazlo en un hotel, no creemos que haya sábana capaz de sobrevivir a tal despropósito.

chocolate

El hielito
No, no nos referimos al jueguito de marras con el que han acabado tus juergas durante los últimos quince años. Y que, además, te han servido para ligarte a más de un hetero de tu cuadrilla. Pero, en el fondo, es lo mismo. El hielo mola cantidubi, y en este repor en profundidad te lo recomendamos para que practiques unas excelentes felaciones. Del calor del miembro, al frío del hielo. Introdúcelo en tu boca (el hielo) y al lío. Consejo BLUE: puedes tener un vasito de agua caliente cerca, para darle aún más emoción al tema ‘contraste’. O una pastilla de menta, que refresca que te cagas.

hielo

El Brindis final
Ya que está todo hecho un Cristo… ¿Qué te parece si terminamos la jornada con un buen brindis con una botellita de champán? Derrama un poquito de la bebida y condúcela por los recovecos del cuerpazo que estás disfrutando… ¡txin-txin!

brindis

A ver, que nos conocemos. Ni se te ocurra juguetear con cositas picantes, que el picor de una guindilla en el glande puede hacerte ver las estrellas, guapa. Tampoco uses alimentos que hagan migas, más que nada por el engorro de recogerlas, y pregunta a tu pareja por sus posibles alergias. No sea que el tiro gastronómico te salga por la culata…

guiundilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *