Blog

Bizkaia Irrepetible

No hay ninguna duda de que Bizkaia es irrepetible, The One and Only, la leche, la h…., Bizkaia es así. Un territorio de no demasiados kilómetros cuadrados que nos hacen sacar más pecho que si se tratara de cinco continentes juntos, y una capital, Bilbao, cuna de iconos irrepetibles que hace de nuestro territorio objeto de investigación de expertos de todo el mundo… bueno igual no es para tanto.

bilbao

Empezamos este recorrido no precisamente mirándonos el ombligo sino nuestros pies, porque si hay un icono que se ha convertido en una especie de embajador de nuestra tierras es nuestra baldosa, la de Bilbao, claro que luego también se ha convertido en tarta, así es la vida. Lo que pisan nuestros zapatos de marca, fue diseñada por el ayuntamiento de Bilbao en 1.942, el propio consistorio la fabricó en sus talleres de la calle Mena, pesa 200 gr, tiene 2 centímetros de grosor y evita que en nuestro alto porcentaje de días lluvioso lleguemos hechos unos zorros al curro. Algunos dicen que se trata de un diseño procedente de Barcelona y que está unida al nombre de Gaudí, pero se trata de un extremo sin confirmar.

Bilbao por tener tiene hasta una Semana Grande que dura ni más ni menos que nueve días. Así somos por estos lares, sumamos y restamos como mejor nos conviene y cuando se trata de fiesta hacemos hasta raíces cuadradas. Este formato, que en 2009 fue elegido Tesoro del Patrimonio Cultural Inmaterial de España, se celebra desde 1978 fruto de un concurso de ideas lanzado aquel año por el ayuntamiento de la transición. Fue Txomin Barullo quién se llevó el gato al agua con una idea en la que se proponía un diseño festivo entre Ayto, grupos sociales, comparsas, etc. Y desde entonces hasta ahora, hay que ver como hemos cambiado.

Y es que por tener Bilbao tiene hasta un agua que lleva su nombre y hasta un color. Sobre el Agua de Bilbao lo que podemos decir es que fue todo fruto de unos hosteleros de Bilbao que en plena celebración de una victoria de Athletic frente a la Real, pidieron a los camareros esta novedosa bebida, la petición solo respondió al hecho de que en Bilbao se beba el Champagne como el agua, vamos de Bilbao del mismo centro. En cuanto al color sería pecado mortal confundir el azul Bilbao con el azul marino. El Bilbao se elabora con una pizca de azul cobalto, un poco de añil, mucho de blanco titanio y a la baticola…

Si nos metemos en el capítulo gastronómico aquí también tenemos mucho que decir. Hoy os endulzaremos la lectura a base de carolinas y bollos de mantequilla que son piezas únicas de nuestro territorio. En el primero de los casos fue un pastelero deseoso de deleitar a su hija el que elaboró semejante manjar. Para ello, sobre una tartaleta de hojaldre, elaboró un pastel que tenía como base merengue, el dulce favorito de su hija, a eso le sumó láminas de huevo y de chocolate. En el caso del bollo de mantequilla podemos caer en el error de pensar que se trata de un bollo suizo con mantequilla en su interior, de eso nada. Aquí hay mucho trabajo artesano por detrás que os podría explicar las mismísima Eva Arguiñano, ah perdonad, de eso nada que es de Zarautz.

baldosa y carolina

Por no hablar de que Bizkaia también tiene su propia salsa, sus ingredientes son la pulpa de unos pimientos choriceros previamente hidratados en agua caliente, y la cebolla, todo ello finamente picado. Se fríen en una sartén con un poco de aceite y se ligan empleando harina con fumet o un fondo, según el uso final que se le quiera dar. El contenido se suele pasar por un chino varias veces y el sobrante se machaca con un mortero y se incorpora posteriormente. Los morros, las patas de cerdo y el bacalao son sus mejores compañeros de cazuela.

Ha quedado claro que en Bizkaia somos de buen comer, por eso junto a la ría de Bilbao se ubica el Mercado de la Ribera, que con una superficie comercial de 10.000 m2 se convierte en el mayor mercado cubierto de Europa.

Y si salimos de los fogones, de los hornos y de Bilbao, nos encontramos el Puente Colgante o Puente de Bizkaia, porque no seremos nosotros los que digamos que pertenece a Portugalete o Las Arenas, aunque toque las dos orillas. Sus orígenes se remontan a la recta final del siglo XIX, los años de la regencia de María Cristina, su objetivo fue el de unir las dos márgenes de la desembocadura del Nervión sin entorpecer la navegación, de ahí que se convirtiera en el primer puente transbordador construido en el mundo de estructura metálica.

No diremos que Bilbao es una de esas pocas ciudades que cuenta con dos catedrales en su haber, sería demasiado para el body y para el ego bilbaíno, pero lo cierto es que además de la de Santiago la villa cuenta con la catedral de futbol que es San Mamés. Si nos ponemos a hacer historia y conseguimos olvidarnos por un momento de San Mamés Barria, en Enero de 1913 arrancaron las obras de San Mamés, fueron apenas 8 meses de trabajos que salieron adelante con apenas 90.000 pesetas, en agosto ya se inauguró con un partido contra el Racing de Irún que acabó con empate y que presidió el rey Alfonso XIII; Pichichi fue el primer jugador que logró marcar un gol en el estadio.

Y en el plano cultural no solo somos los del Guggenheim, también somos los que podemos chulear, que se nos da bastante bien, de tener un pequeño museo que hace la delicias de los visitantes, se trata del , situado en la calle Colón de Larreategui, apenas ocupa uno de los escaparates de esta farmacia, droguería y perfumería Cebreiro. Allí se amontonan artilugios, compuestos químicos, jeringuillas, ampollas, y una larga lista de cuestiones farmacéuticas. Lo puedes visitar y si tienes algo interesante lo puedes donar no a la ciencia sino a este pequeño museo.

bilbao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *