Blog

Bizkaia enamora – Bilbao, presente y futuro

Bilbao es una ciudad que ha vivido una auténtica revolución arquitectónica y de diseño en los últimos 20 años. Junto a su rico patrimonio histórico, la capital de Bizkaia destaca por ser uno de los puntos del Arco Atlántico más modernos y mejor adaptados a los retos de la sociedad del siglo XXI. La ciudad, lejos de conformarse con lo que tiene, sigue queriendo evolucionar y ya anuncia proyectos para mejorar y actualizarse aún más. Desde BLUE os proponemos un recorrido por el Bilbao del hoy… y del mañana.

planos

SIGUIENDO LA RÍA: NO SOLO GUGGENHEIM
El gran emperador de la ría, con sus espectaculares y características formas de titanio, es sin duda el Museo Guggenheim (1997), obra del arquitecto Frank Gehry. Su trascendencia va mucho más allá de la apariencia, y sentó las bases para el reimpulso social, económico y cultural de Bilbao-Bizkaia y del conjunto de Euskadi. Sin embargo este conocido emblema del nuevo Bilbao, que pronto cumplirá 20 años, no es el único elemento que destaca a los ojos de quiénes disfrutan de un paseo por las agradables márgenes del estuario del Nervión-Ibaizabal.

guggenheim

Caminando desde el Casco Viejo y antes de llegar al hito de la ciudad nos encontramos con el Zubizuri (1997), puente del polémico Santiago Calatrava, que se distingue por su elegante tono blanco y apariencia ligera. En ese mismo entorno se sitúa Isozaki Atea (2007), conjunto de edificios presididos por dos torres gemelas acristaladas y diseñadas por el arquitecto japonés Arata Isozaki.

zubizuri

Más adelante, en la zona del museo, nuevas obras arquitectónicas adornan la Campa de los Ingleses, cuya área verde es obra de la paisajista Diana Balmori. Entre ellas destaca la Torre Iberdrola (2012), rascacielo futurista de vidrio blanco y 165 metros de altura que ostenta el título como el más alto de Euskadi. Su autor es César Pelli. Allí también se encuentra la Biblioteca de la Universidad de Deusto, del arquitecto Rafael Moneo e inaugurada en 2009 y el Bizkaia Aretoa, que actúa como Paraninfo de la Universidad del País Vasco, diseñado por Álvaro Siza y en funcionamiento desde el año 2011. No pasa inadvertida, a su vez, la Pasarela Pedro Arrupe (2004) que une de forma peatonal ambos lados de la ría. Fue proyectada por el ingeniero José Antonio Fernández Ordóñez y culminada por su hijo Lorenzo.

iberdrola

DISEÑO EN LA CIUDAD
El entorno de la ría es una joya pero el (buen) gusto por el diseño no termina ahí. En el Bilbao más urbano nuevas obras han visto la luz en los últimos años, con funciones polivalentes e integradas en la dinámica sociocultural de la ciudad. Azkuna Zentroa – Alhóndiga Bilbao se trata en origen de un almacén de vinos (1909) de estilo modernista, obra del arquitecto Ricardo Bastida. Su recuperación corrió a cargo de Philippe Starck (2010) y se hace difícil mencionar lo más imprescindible de este conjunto de 15.000 metros cuadrados dedicados al ocio: el Atrio de las Culturas con sus 43 columnas, todas diferentes entre sí, la piscina de fondo transparente, la Terraza del Sol…

azkuna zentroa

Frente a la Alhóndiga si sitúa la Plaza Bizkaia (2008), obra también de Lorenzo Fernández Ordoñez que cuenta con una original fuente de niebla en el centro. Muy cerca encontramos el edificio del Departamento Vasco de Sanidad (2008), situado en pleno eje del Ensanche y que eleva sus formas poliédricas mediante un bloque de vidrio y acero diseñado por Juan

plaza bizkaia
Coll-Barreu.

A un paso de la emblemática Plaza Moyua se encuentra la nueva Plaza Euskadi (2011), también diseñada por la argentina Diana Balmori, y que acoge obras de arquitectura inauguradas en ese mismo año, tales como el Edificio Artklass, de Robert Krier y Marc Breltman, con sus características cúpulas verde y dorada, y el Edificio Bilbao Design, de Carlos Ferrater.

edificio artklass

El Bilbao tradicional también se ve salpicado y refrescado por estos diseños modernos, como por ejemplo la Biblioteca Foral (2007), frente al Palacio Foral y dentro del eje de la Gran Vía de Don Diego López de Haro, que llama la atención por su armonía gracias a una piel exterior transparente, obra de IMB arquitectos. Por supuesto, debe mencionarse el Metro de Bilbao (1998) cuya ejecución corrió a cargo del británico Sir Norman Foster y del que brotan los elegantes accesos de vidrio, los famosos fosteritos.

biblioteca foral

Del mismo modo, ya frente a las Siete Calles está el Mercado de La Ribera, un edificio expresionista del arquitecto Pedro Ispizua e inaugurado en 1929.  En 2010 fue reformado por Emilio Puertas Arquitectos, ganando en luminosidad y accesibilidad. Su carácter histórico y monumental, además de jactarse de ser el mayor mercado cubierto de Europa, hacen del mismo una visita obligada.

mercado de la ribera

EL BILBAO QUE VIENE
De nuevo frente a la ría, pero más al norte, dirección a la desembocadura se advierten las indicaciones de que todavía hay un Bilbao por nacer. Así, el Palacio Euskalduna (1999), de diseño de Federico Soriano y Dolores Palacios, simboliza en forma de acero el último buque construido en los antiguos astilleros. El Puente Euskalduna (1997) es, a su vez, un espectacular viaducto que conecta a vehículos motores, bicicletas y peatones.

palacio euskalduna

Una vez lo pasamos llegamos al proyecto de bandera del próximo Bilbao. La futura isla de Zorrotzaurre supone la última gran operación de regeneración urbana puesta en marcha en Bilbao. El máster plan ha sido encargado al estudio de arquitectura de la angloiraquí Zaha Hadid, recientemente fallecida, y comprende un barrio nuevo bien conectado con el resto de la ciudad, dotado de vivienda accesible, áreas de implantación empresarial no contaminante, numerosos equipamientos sociales y culturales así como de amplias zonas de disfrute ciudadano. Muestra de ello es el ya inaugurado Puente Frank Gehry (2015), proyectado por distintos ingenieros en homenaje al arquitecto canadiense, y que constituye una auténtica pasarela de 75 metros hacia el futuro de la metrópoli.

puente euskalduna

Recientemente, además, el Ayuntamiento ha presentado el plan Bilbao AurreraGo, iniciativa con la que pretende regenerar y reconfigurar de una manera sostenible y participativa, varios de los entornos de la ciudad, destacando especialmente la propuesta de playa y piscinas urbanas en la zona de Elorrieta, en el extremo norte de la ría a su paso por el municipio. (La propuesta puede consultarse íntegra aquí).

playa urbana

Este proyecto y otros tantos que se pretenden acometer se someterán ahora a deliberación ciudadana y se estima que tardarán hacerse realidad entre 10 y 20 años. Sin embargo, poco a poco la ciudad irá ganando nuevas áreas, reformulándose y adaptándose a las necesidades de un mañana que ya está aquí.

En el contexto de una capital europea cada vez más abierta a la diversidad, también hacia las personas LGBT, Bilbao es una ciudad que cuenta con un extraordinario don: mejorar con los años ¡A disfrutarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *