Blog

Bilbao – Edificios con historia

Las próximas líneas nos van a servir para bucear en la historia de algunos edificios de Bilbao, partes de nuestras vidas, que aunque no salen en las revistas de las de las compañías aéreas, se merecen nuestra atención. Son edificios que lejos del Guggenheim o el Euskalduna, funcionan para lo que no fueron creados o son auténticos modelos de la arquitectura de tiempos pasados. Además os debería servir para de vez en cuando mirar hacia arriba, olvidaros por un momento de vuestros ombligos y aprender cosas nuevas de los edificios que os rodean.

Palacio Ibaigane

Actual sede del Athletic, el edificio sirvió a la burguesía de finales del siglo XIX para mostrar su poderío económico. Como anécdota cabe destacar que lo construyó Gregorio Ibarreche, primer alcalde nacionalista de Bilbao y se proyectó como la residencia de la familia Sota, posteriormente funcionó como Gobierno Militar de Bizkaia y tras la rehabilitación del arquitecto Francisco Javier de Arístegui es la sede del club rojiblanco. Hay que poner en valor sus motivos inspirados en la arquitectura popular con la piedra, el ladrillo y la madera como protagonistas.

edificios

Instituto Emilio Campuzano

Situado en el barrio de Atxuri, junto a la Ría y tras la Iglesia de los Santos Juanes, funcionó como hospital, casa de caridad, asilo, hospicio, orfanato y casa de mendigos, para acabar siendo ahora un centro de enseñanza de artes y oficios. De su proyecto se encargó Gabriel Benito de Orbegozo, siguiendo los modelos de otros hospitales ingleses y franceses, Silvestre Pérez le daría ese aire solemne con su patio de columnas y Ricardo Bastida fue el encargado de reconvertirlo en escuela tras las inauguración del Hospital de Basurto.

Casa Cuna

Uno de los mayores exponentes del Modernismo en la Villa, la Casa Cuna, sirvió como lugar para cuidar a los hijos de los jornaleros tras su inauguración a manos de Ricardo Bastida. En su fachada, al borde de la Ría, podemos ver detalles decorativos y materiales como el ladrillo, el azulejo o la cerámica, detalles importados por Ricardo Bastida tras su paso por Barcelona.

Rascacielos de Bailén

El primer rascacielos de oficinas de Bilbao fue ideado por Manuel I. Galíndez, un proyecto en dos cuerpos, uno más bajo enlazando con los edificios históricos de la Naja y otro en altura como remate del conjunto. Esas son sus principales características con ausencia total de adornos y detalles en sus fachadas.

edificios

Casa Montero

Se trata del único edificio modernista de Bilbao destinado a uso residencial de viviendas. Conocido popularmente como “casa de Gaudí”, teniendo en cuenta su inconfundible apariencia, es obra del arquitecto Luis Aladrén, autor también del Palacio de la Diputación, aunque el diseño de las fachadas es obra de Jean Baptiste Darroguy. Sin lugar a dudas una de las obras de arte de la arquitectura bilbaína.

Mercado. Antiguo Lavadero

A día de hoy solo queda su fachada como carta de presentación de un edificio de viviendas de la calle Alameda San Mamés, pero el arquitecto Ricardo Bastida lo diseñó como lavadero preocupado por cuestiones constructivas y por aspectos funcionales. Bastida lo diseña en clave modernista, a día de hoy sólo queda un pequeño testimonio.

Azkuna Zentroa (Alhòngiga Bilbao)

Aquí de todos es conocidos que las barricas de vino han dado paso a niños corriendo, jóvenes haciendo deporte o mayores disfrutando de su magnífica mediateca. Su artífice también fue Bastida quién cuidó con esmero las fachadas de un edificio ideado para ser un edificio mercantil. Para ello utilizó materiales de bajo coste pero que daban muy buenos resultados como la piedra artificial o el ladrillo. Tras varias décadas cerrado, Philipe Starck dio rienda suelta a su imaginación convirtiéndolo en lo que es hoy en día pero guardando sus impresionantes fachadas.

Palacio de Chávarri

Uno de los edificios más espectaculares de la Villa fue residencia familiar del Marqués de Triano, actualmente funciona como la sede del Gobierno Civil. Inaugurado en 1894 por el arquitecto belga Paul Hankar, fue ampliado para los hermanos Chávarri, máximos exponentes del desarrollo industrial y financiero de Bizkaia. Aunque es un edificio con carácter propio está inspirado en el hotel Zegers-Regnard de Bruselas.

edificios

Aviación y Comercio

Una muestra clara de la conjunción de racionalismo y expresionismo, algo muy normal en el saber hacer del arquitecto Ispizua, artífice de otros edificios como el mercado de La Ribera o la iglesia de San Felicísimo. Llama la atención su esquina curva con torre que incluye dos esculturas alegóricas y sus cuerpos escalonados, sus volúmenes en voladizo y su amplia perspectiva desde la otra margen de la Ría.

Naviera Aznar

Al otro lado de la calle nos encontramos con este edificio, construido en un solar triangular y estrecho, y que fuera sede de la Naviera Aznar, en la actualidad alberga oficinas municipales. Cuenta con un torreón a modo de quilla de un barco y tres fachadas que hacen las formas de un auténtico buque. Obra de Galíndez, cuenta con innumerables referencias marinas y con fachadas que se corresponden claramente con las de un típico palacio italiano.

Viviendas de Estraunza

Su construcción a manos de los hermanos Félix y José Luis Iñiguez de Onzoño, les sirvió para hacerse con el Premio Pedro Asúa de arquitectura. Se trata de una composición geométrica y rigurosa que en ningún momento se mimetiza con el entorno aunque combina a la mil maravillas con las construcciones de la zona del Ensanche.

Colegio Luis Briñas

Edificio incluido en el catálogo de arquitectura del Movimiento Moderno DOCOMOMO, basa todo su potencial en el juego de volúmenes y en el contraste de sus fachadas, incluida su torre central. Ispizua fue el encargado de esta edificación en cuatro alturas que deja a las claras su carácter expresionista aunque disfrazado de racionalista.

Barrio de Iralabarri

Esta barrio toma como referencia los modelos anglosajones de urbanizaciones periféricas, llegando a contar con una población de más de 3.000 habitantes. Se ejecutó en las primeras décadas del s. XX y concluido en 1916. Lo conforman chalets y viviendas adosadas de renta económica, dotados de jardines y patios particulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *