Blog

ASTE NAGUSIA

MARIJAIA, the queen of the night

Sin ella no habría Aste Nagusia: Con sólo asomarse a la balconada del Arriaga, Marijaia azota baldosa y da el pistoletazo de salida a nueve días de juerga y desenfreno. La tradición manda quemarla el último día, por lo que cada año nuestra protagonista renace de sus cenizas gracias a Mari Puri y Toño, el confidente de BLUE. Él nos desvela todos los entresijos de la gran desconocida de la Aste Nagusia… ¡Marijaia, al desnudo!

Pillamos a Toño en pleno proceso de creación, ya que julio es el mes elegido para engalanar a nuestra Marijaia: Tiene que “lucir perfecta” durante toda la Semana Grande. En la sombra está Mari Puri, la artista bilbaína que creó al símbolo de la Aste Nagusia en su primera edición. “Fue algo que salió espontáneo, no se creó como un personaje que iba a durar tanto tiempo, pero ha ido cogiendo espacio y se ha ido convirtiendo en un símbolo, como el Celedón o el Olentzero”.

Y lo cierto es que, hoy en día, no podría celebrarse la Semana Grande sin ella. “Es como pensar que haya un San Fermín sin encierros”, apunta. Toño es el encargado de “poner guapa” a Marijaia desde hace quince años, toda una responsabilidad. “El primer año estaba muy nervioso, me pareció demasiado, muy importante. Pero te vas acostumbrando y vas entendiendo por qué es así, se viste de esa manera y se construye así”.

A sus hijos les cuenta que Marijaia es una mujer que vive “en un caserío de la zona alta de Bilbao” y que baja cada año “con sus mejores galas” a disfrutar de las fiestas. “Está siempre recibiendo a la gente y bailando al son de la música”. Marijaia guarda dentro de sí muchos secretos. “El más importante, que la rellenamos con hierba cortada en las faldas del Gorbea una noche de luna llena, le da un punto romántico”, nos revela Toño.

Recibida la materia prima, un mes antes del txupinazo los artistas crean el cuerpo y eligen el cuidado vestuario en una conocida tienda de telas de la Villa. “Hay veces que tardamos mucho en encontrar la tela que le va a ir bien, pero otras es algo muy rápido. En la tienda de telas nos dejan enredar todo lo que queremos. Recuerdo que la primera vez nos preguntaron que para qué queríamos tanta tela, porque compramos metros y metros…”. Eso sí, la crisis nunca hará mella en el aspecto que lucirá nuestra rubia favorita: “Nunca miramos si la tela es más cara o más barata o si se lleva o si no. Elegimos una y empezamos a componer la faja, la camisa… Alguna vez hemos tenido que cambiar una pieza, pero en general todo va como la seda”. Intentan vestir a Marijaia “lo más elegante posible”, aunque haya quien piense “que la tela es hortera” y se esfuerzan por que su estado de ánimo no influya en la elección final. “Depende mucho más del mercado de telas que está en ese momento, y sobre todo de los colores”.

El año pasado, los padres de la Marijaia vivieron un pequeño susto, porque eligieron “una tela preciosa” que nunca llegó. “La tuvimos que cambiar a última hora y buscar otra, y nos llevamos un poco de decepción, aunque al final quedó bien”.

El pueblo también intenta opinar e introducir algunos cambios en el atuendo de la rubia. “Siempre hay gente que nos pide que le pongamos un pañuelo o cualquier cosa, pero no, porque tiene que ser así. Es como si le dices a una señora que siempre ha vestido de una manera que tiene que cambiar. Nunca hay cambios bruscos de look”, sentencia.

Marijaia “cobra vida propia” en el mismo instante en el que se asoma al balcón del Arriaga (este año lo hará el 17 de agosto, a las 19:00) y se lanza el txupinazo. Poco a poco, con el paso de los días, el símbolo de las fiestas se va “deteriorando”, aunque Toño anda pendiente de ella las 24 horas del día, por si hubiera que acicalarla o peinarla. “Hay que estar pendiente de ella, hay días que te llaman y te dicen que se le ha roto el palo con el que la llevan, o una mano… Y entonces hay que repararla. Otras veces la ves un poco despeinada, así que la acicalas y la dejas presentable. La gente le mete muchos tirones…”.

Otro de los misterios que pocos conocen es el lugar en el que Marijaia descansa. Duerme en el Teatro Arriaga, salvo cuando le da por salir más de la cuenta. “El año pasado desapareció todo un día. No se la vio en Bilbao, no sabíamos nada de ella, aunque al día siguiente, cuando fuimos al Arriaga, allí estaba. Creemos que estuvo de fiesta, por su cuenta, porque nadie contó ni dijo nada…”.

Como cualquier bilbaíno, Marijaia llega reventada al final de fiestas. “El último día está ya muy mal, muy cansada. Pero ella tiene una ventaja, que en el momento en el que se acaban las fiestas descansa hasta el año que viene, mientras nosotros tenemos que seguir currando…”.

Tienes sólo nueve días para pillar a esta mujerona de fiesta y hacerte una foto con ella, antes de que acabe reducida a cenizas. No te preocupes, es imposible disfrutar de la Aste Nagusia bilbaína y no cruzarte con ella. Gora gure Marijaia!

 

POR SUS TXOSNAS LES CONOCERÁS

Son el alma de Marijaia y, por ende, de la Aste Nagusia. Para ellas no hay horarios durante nueve jornadas de fiesta en las que permanecen alerta las 24 horas del día. Cada una de su padre y de su madre, las comparsas de Bilbao  lograron aparcar diferencias y unirse en alegre biribilketa con un único objetivo: Impulsar la Aste Nagusia y elaborar un programa de actividades que para sí quisieran muchas otras ciudades.

Boquiabiertos. Así se quedan los miles de turistas que cada año acuden a fiestas de Bilbao al vislumbrar las gigantescas txosnas levantadas por nuestros comparseros. Ubicadas en pleno Arenal, son el elemento diferencial y el epicentro de la Aste Nagusia.
Junto con el Ayuntamiento, las comparsas se encargan de elaborar el programa festivo en la Comisión Mixta de la Semana Grande y de alegrar las fiestas con música hasta altísimas horas de la mañana. Son cerca de 30 (este año dan la bienvenida a una nueva comparsa, “Piztiak”) y cada una tiene sus propias reivindicaciones: las hay políticas, sociales, ecológicas y hasta puramente festivas.

Aparcadas las diferencias, ofrecen innumerables actividades que van desde los concursos gastronómicos al aerobithon, pasando por una cantidad ingente de conciertos y de actos deportivos. El programa es tan extenso y completo que te recomendamos que te acerques a cualquiera de ellas para hacerte con uno de los programas de mano.

Por supuesto, el público LGTB también tiene representación detrás de la barra: la práctica totalidad de las comparsas son ‘gay friendly’ y la bienvenida es igual de buena para todos los asistentes. Aún así, gays, lesbianas, bisex y trans tienen sus txosnas favoritas y se suelen concentran en Pinpilinpauxa (más conocida como ‘La Pinpi’), en Mamiki (famosos también son sus riquísimos bocadillos) o en Sin Kuartel (adornan sus cuerpos con boas y coronan la txosna con una gigantesca bola de espejos).

Y todo esto tiene su origen en 1978. Hasta entonces, la Aste Nagusia estaba compuesta únicamente por actividades de pago: barracas, toros, circo o campeonatos deportivos. Pero, ese año, el Ayuntamiento convocó un concurso de ideas para dar un cambio de aires a unas fiestas de Bilbao que poco tenían de pomposas. Lo ganó la comparsa Txomin Barullo, que proponía una organización compartida de la Aste Nagusia. Así nació el modelo que conocemos hoy, y que se ha mantenido a pesar de las numerosas broncas y polémicas entre comparsas y Consistorio.

Siempre con ácida ironía contra el alcalde de turno, el diseño de las txosnas ha ido evolucionando hasta llegar a los actuales y espectaculares paneles gigantes. Además, los comparseros se encargan de elegir a los protagonistas de la semana: el pregonero y la txupinera.
De entre los pregoneros, la elección del músico Natxo de Felipe supuso un antes y un después. Encargado de leer el pregón en la balconada en el 86, se implicó tanto en las actividades de la Aste Nagusia que marcó el protagonismo de los siguientes afortunados con el cargo. Tras él vendrían personalidades como Marino Lejarreta (1992), Alicia Carreño (96), Unai Iturriaga (97), nuestra amiga Loli Astoreka (2000), Mariví Bilbao (2006) o el autor de la banda sonora de la Aste Nagusia, Kepa Junkera (2007), entre muchos otros. Este año, el relevo de Virginia Berasategi lo cogerá la capitana del Athletic femenino, Iraia Iturregi.

Por su parte, Bilboko Konpartsak ha decidido que la txupinera de este año sea Jone Artola, de la comparsa Txori Barrote. Ambas mujeres se enfrentarán así a una maratón interminable de eventos a los que asistir, lo mismo que tú, querido lector. Agárrate fuerte, por algo han colocado a nuestra Aste Nagusia en el primer puesto dentro de los tesoros del Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado. ¡Disfrútala!

 

UN TSUNAMI DE POSIBILIDADES

Difícil tarea la de resumirte en unas pocas líneas los más de 300 eventos programados para esta Aste Nagusia. Sí, sí, has leído bien, hay 300 interesantes actividades comprimidas en sólo nueve días. Apunta, ¡hay para todos los públicos!

Música

Como viene siendo habitual, la música es la piedra angular de la programación. Este año, la crisis hace mella en los “grandes conciertos”, ubicados, por primera vez, en el Parque Europa: El teen-pop de Auryn (24 de agosto), los catalanes La Pegatina (23), Zombie Kids (21) y los DJs de Aste Nagusi Dance (22) estrenarán este polémico escenario, siempre a partir de medianoche.

La Plaza Nueva volverá a convertirse en el espacio multicultural de la villa, que acogerá los conciertos más interculturales. Un homenaje a Duke Ellington abrirá la Semana Grande, que continuará con Cristina Pato, Kalakan, Nancy Vieira, Capullo de Jerez o la Orquesta Internacional de Vetex.

La comunidad LGTB recibirá con alegría la nueva visita de Fangoria y Nancys Rubias, que se subirán a Abandoibarra el último día de fiestas (24). A la sombra del Guggen también tocarán los vascos Betagarri (17), Ana Belén (19), Macaco (20 de agosto), Los Vivancos (22) o el Arrebato (23). Además, con motivo del 25 cumpleaños de la Banda Municipal de Bilbao, habrá concurso de Bilbainadas, el 18 de agosto, en Abandoibarra.

La Pérgola será parada obligatoria para nuestros mayores, con las tradicionales bilbainadas al mediodía y los guateques musicales todas las noches. El miércoles habrá visita de Asier Bilbao y los guateques empezarán con los míticos Cadillacs, el sábado 17. El colofón final correrá a cargo del humor de Gurutze Beitia y de los Diablos, que cerrarán la semana con sus temazos míticos.

Música clásica en la Iglesia de la Encarnación (a las 20:30), los nuevos talentos locales más guitarreros en Bilborock (20:00), las verbenas en el Arenal (este año vienen Drindots, Lisker y Egan, entre otros) y la Banda municipal en el Kiosko completan la oferta musical de esta Aste Nagusia. ¡Que el ritmo no pare!

Teatro

Otro de los platos favoritos del menú es el teatro de calle. En total, serán 23 las actuaciones teatrales que tendrán lugar en la Plaza Arriaga en dos pases, a las 13:30 y a las 21:30 horas. Destaca la obra ‘Suz’ de la compañía bilbaína Gaitzerdi, que este año cumple 25 añazos (domingo 18). Francia, Australia, Catalunya, Italia, Bélgica, Reino Unido y Andalucía también acercarán sus propuestas al multitudinario público de la villa.

En los escenarios privados, la oferta es interminable: El Euskalduna reventará taquilla con el musical ‘La Bella y la Bestia’, que compartirá cartel con los cómicos Bertín Osborne y Arévalo y la zarzuela ‘Katiuska’. La comedia de Borja Fano ‘Para lo que hay que vivir, mejor no morirse nunca’, la visita de las ‘Hermanas’ Amparo Larrañaga, María Pujalte y Marina San José o el humorista Angel Garó completan el poker de elegidos por el Euskalduna.

La gran apuesta del Arriaga se llama ‘Campanadas de boda’. Es el nuevo espectáculo de La Cubana, una compañía que ya ha colgado el cartel de ‘no hay entradas’ en anteriores Semanas Grandes. En esta ocasión, nos introducen en un gran bodorrio con tintes vascos…

El Teatro Campos también pegará fuerte, gracias a los nuevos shows de Goyo Jiménez, Fernando Tejero o Pepón Nieto, entre otros, Además, el público podrá disfrutar de ‘Veraning Tour’, un espectáculo de improvisación teatral en el que el espectador es parte activa del show.

 

Con puntualidad británica, a las 22:45, el cielo de Bilbao brillará gracias al Gran Premio Internacional y el programa de Exhibición de fuegos artificiales de la Villa. Este año nos visitan pirotecnias de Valencia, Australia, Canadá, Ourense o Castellón. Con 23 años a sus espaldas, es uno de los eventos con más seguidores de la Semana Grande. ¡Sal con tiempo o te quedarás sin sitio para verlos!

Hubo dudas, pero parece que se consolida. El espacio para los más peques, el Txikigune, repite en el Parque Doña Casilda después del “gran éxito” del año pasado. Los más txikis también podrán disfrutar del teatro de calle para niños, en la Plaza del Gas (19:30).

Los dantzaris se volverán a subir al escenario de la Plaza Nueva, habrá exposición de gigantes y cabezudos en el Museo Vasco, deporte rural y concursos gastronómicos diarios en el Arenal y exhibición de los mejores bertsonaris de Euskal Herria cada día en la Plaza Santiago.

En cuanto al deporte, las comparsas repiten el exitoso y masivo Hiri Krossa (23 de agosto, para todas las edades). Destacada será también la nueva edición de la regata Villa de Bilbao (18) o el torneo de pelota ‘Aste Nagusia’ en el Frontón de la Esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *