Blog

Afrodisíacos naturales

Si hacemos caso a las estadísticas acabamos de pasar la época del año en que más parejas se rompen. Porque no siempre el roce hace el cariño, pasar tantas horas con tu media naranja viendo monumentos y tostándote en la playa hace que las discusiones se multipliquen, pero si eres uno de esos afortunados que ha superado la canícula y no estás solo, aunque tu relación esté dañada, aquí te dejamos un listado de algunos afrodisíacos que pueden ayudarte a recuperar la pasión de los primeros días.

Ginkgo Biloba:

Aparte de ser un árbol único en el mundo, sus cualidades farmaceúticas son utilizadas desde la medicina tradicional china y aunque sus usos son varios, el extracto que se obtiene de sus hojas al ser consumido favorece la irrigación de los tejidos y aumenta la circulación sanguínea tanto central como periférica, y no creo que haga falta que te digamos qué es lo que pasa cuando le llega más cantidad de sangre de lo normal a cierto miembro periférico.

Jalea real:

Producido por las abejas, es un poderoso revitalizante general, y por supuesto, también da energía a partes concretas del cuerpo. Aunque tarda algo en hacer efecto el resultado está asegurado.

Azúcar moreno:

Si no eres muy goloso tal vez deberías empezar a serlo, ya que la falta de azúcar provoca en nuestro organismo una mayor producción de adrenalina, hormona que bloquea las respuestas sexuales favorables.

Ostras:

Si Casanova, uno de los mayores amantes de la historia seducía a sus amantes ofreciéndoselas de su propia boca, por algo sería.
Nombradas ya desde la época romana en varios documentos por su efecto afrodisíaco algunas hipótesis se centran en el parecido existente entre las ostras y los genitales femeninos…
Leyendas aparte, las ostras son ricas en fósforo, cinc y cobre, minerales todos ellos con un elevado efecto vigorizante.

Apio:

Tanto a éste como a cualquier alimento que actúe sobre los órganos urinarios se les otorga un moderado efecto afrodisíaco: Mejor si se toma en caldo, su efecto es aún mayor si va unido a la remolacha.

Miel:

Seguro que alguna vez te has preguntado de dónde viene la expresión “irse de luna de miel”. Pues bien, antiguamente era tradición regalar a los recién casados jarras llenas de miel para que sus (supuestas) primeras relaciones sexuales fueran un éxito asegurado.
Así mismo, muchas medicinas de los egipcios estaban confeccionadas a base de miel, incluyendo las utilizadas para tratar la esterilidad y la impotencia.

Champagne:

Como todo el mundo sabe, un par de copitas nos pueden ayudar a sacar el valor necesario para acercarnos a ese pivonazo a pedirle su número de teléfono, y es que las bebidas alcohólicas actúan de desinhibidor y nos pueden ayudar en los momentos iniciales de las relaciones; eso sí, no te pases de la raya porque en ese caso obtendrás el efecto contrario (sobre todo en el caso del hombre), de ahí que Shakespeare denominara a las bebidas alcohólicas el “Jesuitismo de los instintos sexuales”.

Chocolate:

Para muchos es el sustituto del sexo, pero nosotros preferimos considerarlo un complemento. Considerado por los aztecas como “alimento de los dioses”, el chocolate contiene una sustancia parecida a la cafeína llamada theobromine, siendo también rico en antioxidantes, y parece ser la combinación de ambas lo que hace que aumente el deseo sexual.
Aunque hay estudios que aseguran que el efecto afrodisíaco del chocolate es más una panacea que una realidad, nadie puede negar que el chocolate líquido derramado sobre la piel de nuestra pareja listo para ser lamido aumenta la excitación de cualquiera.

Café:

Todos sabemos que la cafeína es un potente estimulante que ayuda a más de uno a no quedarse dormido sobre el teclado del ordenador cada mañana (como a mí), y a no quedarse dormido sobre su pareja por la noche (como a mí), aunque cuidado, porque si abusamos, el café puede tener efectos depresivos.

Nata:

Por más que hemos buscado datos que nos confirmaran que la nata es un alimento afrodisíaco no los hemos encontrado, pero un compañero de la oficina cada vez que pasaba cerca del ordenador y veía la evolución del artículo dejaba caer… “tendréis que poner la nata… la nata, que no se os olvide…” Esto va por él y por todos a los que os gusta que os laman la nata montada de los pezones.

Cebolla:

Según cuenta una leyenda el rey árabe Sheik al-Nefzawi utilizaba las cebollas como afrodisíaco y dicen que logró mantener una erección durante 30 días seguidos; puedes probar, pero a ver quién te sigue el ritmo. Otra cosa, si te decides a probarlo haz un favor a tu pareja y lávate la boca antes de ponerte manos a la obra.

Manzana:

Si según la Biblia es el fruto prohibido, la tentación carnal causante de todas nuestras desgracias y miserias, por algo será.
Por esto y por su capacidad de estimulación (incluso más que el café) es considerada la reina de las frutas y el afrodisíaco por excelencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *